Heliconia psittacorum

Familia : Heliconiaceae


Texto © Pietro Puccio

 

SUSANA.gif
Traducción en español de Susana Franke

 

Forma botánica de Heliconia psittacorum con la característica inflorescencia © Giuseppe Mazza

Forma botánica de Heliconia psittacorum con la característica inflorescencia © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Bolivia, Brasil (Acre, Alagoas, Amapá, Amazonas, Bahia, Ceará, Distrito Federal de Brasilia, Espíritu Santo, Fernando de Noronha, Goiás, Maranhao, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Pará, Paraiba, Pernambuco, Piauí, Río de Janeiro, Rio Grande do Norte, Roraima, Rondònia, Sao Paulo, Sergipe, Tocantins, y Trindade), Colombia, Guyana, Guyana Francesa, Panamá, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela donde crece en las forestas húmedas, preferentemente en áreas abiertas o en las riberas de los cursos de agua, desde el nivel del mar hasta cerca 1500 m de altitud.

El nombre del género deriva del latín “Heliconius, a, um” = de Helicón, monte sagrado dedicado a Apolo y a las Musas en la mitología griega; el nombre de la especie es el genitivo plural del sustantivo latino “psittacus” = loro, con referencia, según algunos, a la forma de la flor que recuerdan al pico de los loros.

Nombres comunes: false bird-of-paradise, golden torch, japanese canna, parakeet heliconia, parrot’s beak, parrot’s flower, parrot plant (inglés); balisier bec de parroquet, héliconie des perroquets (francés); helicônia-papagaio, caetê-tocha (portugués – Brasil); flor del papagayo, pico de loro (español).

La Heliconia psittacorum L.f. (1782) es una especie herbácea erecta rizomatosa perenne, siempreverde, que forma velozmente densas matas altas 0,8-1,5 m. Las hojas, sobre un pecíolo largo hasta cerca 25 cm, son basales, alternas, simples, enteras, de elíptico-lanceoladas a oblongo-lanceoladas con ápice en punta y nervadura central prominente en la página inferior, largas 35-55 cm y anchas 4-12 cm, de color verde intenso brillante superiormente, más claro inferiormente, y bases foliares tubulares envolventes que forman un pseudotallo de cerca 2,5 cm de diámetro.

La inflorescencia, sobre un pedúnculo largo 15-55 cm, es una espiga terminal erecta larga 6-12 cm con raquis levemente ondulado, generalmente de color naranja, y 3-7 brácteas alternas, lanceoladas, cóncavas, cerosas, ligeramente espaciadas, de color rojo o rojo naranja brillante, a veces rosa o lila, la basal larga 8-15 cm, las otras progresivamente decrecientes. Las brácteas subtenden 3-9 flores, sobre un pedicelo largo 1,6-1,8 cm, tubulares, normalmente de color naranja con mancha verde oscuro hacia el ápice, de 3-5 cm de largo. Las flores, en simetría bilateral, son hermafroditas, con 3 sépalos, de los cuales dos fusionados y uno libre, y 3 pétalos fusionados juntos, poco diferenciados entre ellos, 5 estambres fértiles y un estaminoide opuesto al sépalo libre; las flores son polinizadas por los colibríes.

Los frutos son drupas subglobosas de color inicialmente de amarillo a naranja, luego azul oscuro brillante en su madurez, de cerca 0,8 cm de diámetro, conteniendo 1-3 semillas.

Se reproduce por semilla, colocada en agua por 3 días para ablandar el tegumento, en sustrato orgánico con agregado de arena silícea o perlita en un 30%, mantenido húmedo a 26-28 ºC, con tiempos de germinación variable, de alguna semana a algunos meses y primera floración luego de 3-4 años, por micropropagación, para obtener plantas exentas de enfermedades, pero normal y fácilmente se recurre a la división de los rizomas en primavera, con cada sección provista de diversas yemas vegetativas. En muchas áreas donde ha sido introducida se ha escapado de la cultivación naturalizándose, transformándose en algunos casos en infestante.

Especie ya de por si variable en la naturaleza, polinizada por los colibríes, ha dado origen a innumerables variopintos cultivares de floración prácticamente contínua © Giuseppe Mazza

Especie ya de por si variable en la naturaleza, polinizada por los colibríes, ha dado origen a innumerables variopintos cultivares de floración prácticamente contínua © Giuseppe Mazza


Una de las más pequeñas y difundidas Heliconia de floración prácticamente continua durante todo el arco del año, de la cual han sido seleccionadas numerosas variedades de colores diversos y que ha dado origen a algunos híbridos, utilizable en parques y jardines como grupo aislado, en masa como cubresuelo, o para borduras exclusivamente en las regiones de clima tropical y subtropical húmedo, en pleno sol o ligera sombra.

Especie vigorosa se adapta bastante fácilmente a diversas condiciones de cultivación, pero crece mejor sobre suelos ricos en sustancia orgánica, ácidos o neutros, drenantes, mantenidos prácticamente constantemente húmedos, pero sin encharcamiento y en posición protegida de los vientos que dañarían las hojas.

En zonas con prolongados períodos de sequía debe ser frecuente y abundantemente regada, en particular en los meses más cálidos. En suelos pobres o alcalinos puede estar sujeta a clorosis, que se cura con la aplicación de fertlizantes con microelementos, en particular hierro, bajo la forma de quelato.

Las flores tubulares de esta herbácea perenne rizomatosa, que forma densas matas altas 80-150 cm, muestran casi siempre una mancha verde oscura en el ápice © Giuseppe Mazza

Las flores tubulares de esta herbácea perenne rizomatosa, que forma densas matas altas 80-150 cm, muestran casi siempre una mancha verde oscura en el ápice © Giuseppe Mazza


Finalizada la floración conviene cortar en la base el pseudotallo para estimular el crecimiento de nuevas vegetaciones y la producción de otros escapos florales. Se cultiva con suceso también en maceta, donde florece fácilmente, utilizando un sustrato orgánico particularmente drenante y aireado, para la decoración de patios y terrazas o para ser reparada en invernaderos, galería y jardines de invierno particularmente luminosos, donde el clima no consiente la permanencia al aire libre durante los meses invernales, con elevados valores de humedad ambiental, 70-80% o más, y de temperaturas diurnas, ideales 24-26 ºC, con valores mínimos nocturnos no inferiores a 15 ºC. Los riegos deben ser regulares y abundantes en verano, dejando parcialmente secar el sustrato antes de volver a regar, evitando el encharcamiento, causa de fácil podredumbre, más espaciados en invierno, pero sin dejar jamás secar completamente el sustrato, con fertilizaciones en primavera-verano, efectuadas preferiblemente con productos balanceados de lenta disolución con agregado de microelementos.

Las inflorescencias en espiga de 6-12 cm, sobre un pedúnculo de 15-55 cm, están protegidas por vistosas brácteas largas hasta 15 cm © Giuseppe Mazza

Las inflorescencias en espiga de 6-12 cm, sobre un pedúnculo de 15-55 cm, están protegidas por vistosas brácteas largas hasta 15 cm © Giuseppe Mazza


Es fácilmente atacada por ácaros y cochinillas, de tratar en caso de grave infestación con productos específicos.
Las inflorescencias cortadas son de larga duración, 2-3 semanas, son particularmente apreciadas en las composiciones florales y su mercado está en continua expansión.

Sinónimos: Musa humilis Aubl. (1775); Heliconia ballia Rich. (1792); Heliconia marantifolia G.Shaw (1796); Heliconia humilis (Aubl.) Jacq. (1797); Heliconia swartziana Roem. & Schult. (1819); Musa humilis Perrault (1825); Heliconia cannoidea A.Rich. (1831); Heliconia andrewsii Klotzsch (1847); Heliconia schomburgkiana Klotzsch (1847); Heliconia aurea Linden ex Lem. (1862); Bihai cannoidea (A.Rich.) Kuntze (1891); Bihai psittacorum (L.f.) Kuntze (1891); Bihai humilis (Aubl.) Griggs (1904); Bihai sylvestris Gleason (1925); Heliconia sylvestris (Gleason) L.B.Sm. (1939); Heliconia goiasensis Barreiros (1976); Heliconia bahiensis Barreiros (1978).

 

Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las HELICONIACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.