Metroxylon amicarum

Familia : Arecaceae


Texto © Alessandro Marini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Metroxylon amicarum, Arecaceae

Metroxylon amicarum es una palmera endémica del archipiélago de las Carolinas, donde alcanza los 25 m de altura © Giuseppe Mazza

Metroxylon amicarum (H. Wendl.) Hook. F. es una especie endémica del archipiélago de las Carolinas, donde se distribuye principalmente en las islas de Ponape y Truk.

Crece en las selvas lluviosas y en las zonas montañosas, a altitudes de hasta 700 metros.

El nombre genérico Metroxylon deriva de las palabras griegas «metra», que significa médula, y «xylon», que significa madera, en alusión al almidón contenido en el fuste, utilizado como alimento.

El término específico amicarum deriva del latín y significa «de los amigos», en referencia a las Islas de los Amigos, actualmente Tonga, de donde se suponía al principio que procedía la especie.

Palmera solitaria con un fuste robusto, de hasta 25 m de altura e incluso 1 m de diámetro, con anillos espaciados visibles que corresponden a las cicatrices que dejan las bases de las hojas caídas. El desarrollo de la planta es muy rápido, dado que el fuste puede crecer hasta 1 m por año.

Las hojas son muy grandes, pinnadas y erectas, de hasta 10 m de longitud y 3 m de anchura.

Los segmentos de la hoja pueden alcanzar los 150 cm de longitud, con una anchura de 10 cm. Se disponen en forma de V en el raquis pero con diferentes ángulos, lo que le da a la hoja un aspecto plumoso.

Los pecíolos miden hasta 1 m de largo y 30 cm de ancho, completamente cubiertos con protuberancias características similares a anillos paralelos que generalmente llevan, en toda su longitud, pequeñas espinas negras. La inflorescencia surge entre los pecíolos de las hojas: son grandes, ramificadas, de hasta 3 m de longitud. Las inflorescencias aparecen continuamente durante todo el año y en la misma planta se pueden encontrar al mismo tiempo flores y frutos en diferentes estados de madurez.

Las plantas suelen tardar entre 10 y 15 años en alcanzar la madurez reproductiva.

Metroxylon amicarum es la única especie de este género que no es monocárpica y puede florecer regularmente durante varios años antes de terminar su ciclo vegetativo.

Metroxylon amicarum, Arecaceae

Los pecíolos, de hasta 1 m de longitud, están cubiertos por típicas protuberancias paralelas con finas espinas negras © Giuseppe Mazza

El fruto es grande, esférico, de hasta 15 cm de diámetro, brillante, marrón, cubierto de escamas imbricadas en forma de rombo. Con el tiempo, el endospermo se endurece para volverse similar al marfil y constituye el llamado marfil vegetal. De esta característica deriva el nombre común de la especie «Ivory nut palm» o «Palmera de nuez de marfil».

Metroxylon amicarum es una planta muy importante para la economía local de las poblaciones nativas, ya que les proporciona alimentos, medicamentos y una amplia gama de productos y materiales.

De la médula de la palmera se extrae el sagú, un conocido almidón que ha sido siempre una de las principales fuentes de alimento de los habitantes de las islas, donde se usa ampliamente en la cocina, especialmente para preparar productos horneados típicos.

Las raíces, las hojas jóvenes y los pecíolos se usan en la medicina tradicional. Las partes de la planta se maceran para hacer compresas curativas para heridas en la piel.

Las hojas se utilizan para cubrir los techos de las casas, que duran hasta 5 años. Los segmentos foliares se usan como paja o para fabricar esteras y cestas.

Los fustes, aunque no son muy resistentes, se usan como vigas de las casas y como material para construir las paredes.

Las grandes semillas, duras como el marfil, se utilizan para crear una amplia gama de objetos tallados y producir botones de calidad.

Por los múltiples usos descritos, Metroxylon amicarum se cultiva ampliamente en sus lugares de origen, pero no está muy extendido su cultivo en el resto del mundo.

A pesar de sus indudables cualidades estéticas, esta especie puede admirarse casi exclusivamente en jardines botánicos y en grandes colecciones privadas en el área subtropical.

Para su cultivo, Metroxylon amicarum presenta las exigencias típicas de una palmera tropical. Prefiere climas con una temperatura media anual de 25 °C y no soporta descensos frecuentes de temperatura por debajo de los 18 °C.

Metroxylon amicarum, Arecaceae

De la médula de la palmera se extrae el sagú, conocido almidón alimentario. El fruto es esférico, de hasta 15 cm de diámetro, brillante, marrón, cubierto de escamas imbricadas romboidales. Con el tiempo, el endospermo se endurece para volverse similar al marfil. Es el llamado «marfil vegetal». Los fustes, aunque no son muy resistentes, se usan como vigas de las casas y como material para construir las paredes. Las raíces, las hojas jóvenes y los pecíolos se usan en la medicina tradicional © Jimmy Turner

No tolera el frío, aunque es la especie del género Metroxylon que resiste mejor las amplitudes térmicas, pero si esta condición persiste en el tiempo, la palmera pierde su tasa de crecimiento característica y tiende a languidecer. Prefiere lugares soleados y soporta bien los vientos, incluso salinos. Puede crecer en una amplia gama de suelos, incluso pesados ​​o de baja calidad, como arena o arcilla, pero necesita un suministro constante de agua. La ubicación ideal, en cultivo, es por lo tanto cerca de estanques y cursos de agua.

Metroxylon amicarum está clasificado como vulnerable en la lista roja de especies amenazadas de la UICN.

Sinónimos: Coelococcus amicarum (H.Wendl.) W.Wight; Coelococcus carolinensis Dingler; Metroxylon carolinense (Dingler) Becc.; Sagus amicarum H.Wendl.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!