Acanthurus nigricauda

Familia : Acanthuridae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

El trazo horizontal negro junto al ojo es la primera característica destacable en la mutable librea del Acanthurus nigricauda © Giuseppe Mazza

El trazo horizontal negro junto al ojo es la primera característica destacable en la mutable librea del Acanthurus nigricauda © Giuseppe Mazza

El Cirujano de charretera o Cirujano de trazo negro (Acanthurus nigricauda Duncker & Mohr, 1929), pertenece a la clase Actinopterygii, los peces con aletas radiadas, al orden de los Perciformes y a la familia Acanthuridae.

El nombre genérico, Acanthurus, viene del griego “akantha”, espina, y “ura” = cola, en honor a la espina retráctil, afilada como una navaja, que estos peces presentan a ambos lados del pedúnculo caudal.

El epíteto específico, nigricauda, quiere decir en latín, simplemente, “con la cola negra”.

La distribución de la especie es vastísima en el Indopacífico tropical © Giuseppe Mazza

La distribución de la especie es vastísima en el Indopacífico tropical © Giuseppe Mazza

Zoogeografía

Presenta una distribución increíblemente amplia en el Indopacífico tropical. Partiendo desde la costa africana y avanzando hacia el este llega hasta las islas Marquesas y Pitcairn. Hacia el norte ha colonizado las costas de Corea y Japón y, al sur, alcanza las islas Fiyi y Nueva Caledonia.

Ecología-Hábitat

Vive en aguas someras, en general entre los 2 y los 15 m de profundidad, pero también en 1 m de agua y, más raramente, ha sido visto hacia los 30 m. Más que los corales, frecuenta los fondos arenosos que los rodean: bahías y lagunas costeras, sin olvidar las aguas salobres, más o menos turbias, en las desembocaduras de los ríos.

Morfofisiología

Alcanza los 40 cm de longitud con un cuerpo comprimido y ovalado. En los adultos, la mandíbula superior muestra 19 dientes y la inferior, 22. Muestra, como es costumbre en el mundo de los peces cirujano, una única y larga aleta dorsal que en este caso cuenta con 9 radios espinosos y entre 25 y 28 blandos. La anal es simétrica pero un poco más corta, con 3 radios espinosos y de 23 a 26 radios inermes. Las aletas pectorales presentan 17 radios, las ventrales tienen 1 espina y 5 radios blandos. La aleta caudal, más o menos lunada, se elonga con la edad en sus ápices. El color del cuerpo, uniformemente marrón, en ocasiones oscuro, es muy variable: puede, de hecho, transformarse instantáneamente, en función de las exigencias miméticas y el humor del pez, en un azul claro grisáceo. Se perciben en la librea, se cual sea su estado, algunos detalles estables característicos de la especie. Destaca principalmente el trazo horizontal negro, justo después del ojo, partiendo de la apertura branquial, interpretado en los nombres vulgares como una “charretera militar”, una suerte de grado del ejército como ocurre en el Acanthurus tennentii.

Encontramos entonces en el pedúnculo caudal otro trazo negro horizontal, ligeramente bordeado de blanco (la misma estrategia usada por los pintores de la antigua Grecia y actualmente por Photoshop para dar nitidez) para destacar la afilada espina cortante, el arma característica de los peces cirujano, recordatorio y advertencia para los indeseables, hombre incluido. Sigue, como en diversos Acanthurus, una banda blanca vertical antes de la cola oscura, como nos señala el nombre específico. Para dar un toque de belleza esta termina con un pequeño margen celeste, como los presentes en la aleta dorsal amarillo-anaranjada y en la ventral azul-verdosa.

Acanthurus nigricauda vive en aguas someras sobre los fondos arenosos de bahías, lagunas costeras y estuarios, alimentándose, a modo de basurero, de sedimentos y desechos orgánicos, pero también la flora y fauna del bentos, con frecuencia venenosa, tanto que en ciertas localidades el consumo de su carne puede hacerse peligroso © Giuseppe Mazza

Acanthurus nigricauda vive en aguas someras sobre los fondos arenosos de bahías, lagunas costeras y estuarios, alimentándose, a modo de basurero, de sedimentos y desechos orgánicos, pero también la flora y fauna del bentos, con frecuencia venenosa, tanto que en ciertas localidades el consumo de su carne puede hacerse peligroso © Giuseppe Mazza

Etología-Biología Reproductiva

El Acanthurus nigricauda nada en solitario o en pequeños grupos alimentándose de plancton, sedimentos, residuos orgánicos y algas que traga a menudo junto a la arena sobre la que crecen. No desdeña la flora y fauna del bentos, con frecuencia venenosa, tanto que en ciertas localidades el consumo de su carne puede hacerse peligroso.

La reproducción, que incluye un cambio a librea nupcial por parte de los machos, se lleva a cabo en bancos, como ha sido observado en la Gran Barrera de Coral australiana. Los huevos fecundados son liberados a merced de las corrientes y las larvas se desarrollan en mar abierto.

En las islas Marshall se han encontrado híbridos entre esta especie y Acanthurus olivaceus.

Alcanza los 40 cm. Sus poblaciones son estables y no está en peligro gracias a su enorme distribución y su excepcional resiliencia © Giuseppe Mazza

Alcanza los 40 cm. Sus poblaciones son estables y no está en peligro gracias a su enorme distribución y su excepcional resiliencia © Giuseppe Mazza

A pesar de ser pescado localmente, dado su tamaño, aún con el riesgo de envenenamiento, gracias a su enorme distribución y su excepcional resiliencia, pudiendo duplicarse sus poblaciones en menos de 15 meses, el Acanthurus nigricauda no es actualmente una especie en peligro, con un índice de vulnerabilidad de 25 en una escala de 100.

Sinónimos

Acanthurus gahm nigricauda Duncker & Mohr, 1929.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.