Aeoliscus strigatus

Familia : Centriscidae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

Aeoliscus strigatus, Centriscidae, Pez navaja

De alrededor de 15 cm de largo, el Pez navaja (Aeoliscus strigatus) suele verse en grupos que se mueven sincronizados, cabeza abajo, en el Indo-Pacífico tropical © Giuseppe Mazza

El Aeoliscus strigatus (Günther, 1861), pertenece a la clase Actinopterygii, los peces con aletas radiadas, al orden Syngnathiformes, al que también pertenecen los caballitos las agujas de mar, y que se divide en 5 familias: Aulostomidae, Centriscidae, Fistulariidae, Solenostomidae y Syngnathidae, especies todas con las mandíbulas soldadas en una especie de tubo.

Vulgarmente conocido como Pez navaja, es una de las 12 especies de la familia Centriscidae, que cuenta tan solo con 5 géneros, relativamente parecidos, presentes en el Indo-Pacífico tropical.

El nombre del género Aeoliscus hace referencia, latinizándolo, al griego “Αἴολος” (Aiolos), el mítico Eolo, dios de los vientos, ya que este pez se deja fácilmente llevar por las corrientes y nada sin mover el cuerpo, casi como si estuviese suspendido por el viento.

Aeoliscus strigatus, Centriscidae, Pez navaja

Se distingue de especies similares por la espina dorsal articulada y la banda oscura longitudinal continua © G. Mazza

El nombre específico strigatus nos recuerda, también en latín, que el cuerpo está atravesado en toda su longitud por una característica banda oscura.

Zoogeografía

El Aeoliscus strigatus está presente, a título indicativo, en las aguas tropicales del océano Índico, desde Tanzania y Mayotte a las Seychelles y en el Pacífico occidental, desde China y el sur de Japón hasta las Filipinas, Vietnam, Camboya, Malasia, Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Micronesia, incluida la Gran Barrera de Coral australiana hasta Vanuatu y Nueva Caledonia.

Ecología-Hábitat

Suele encontrarse en pequeños grupos de varias decenas de individuos que se mueven en perfecta sincronización, a veces incluso superpuestos, con la cabeza orientada hacia abajo, entre los 2 y los 40 m de profundidad en aguas con temperaturas de entre 23 y 32 ºC.

Habitan en las zonas más resguardadas de la costa: bahías tranquilas con formaciones madrepóricas, estuarios y praderas marinas donde desaparecen entre los claroscuros de la vegetación en movimiento, siguiendo sus ondulaciones. A menudo se protegen de los depredadores entre los largos radios de los erizos de mar del género Diadema o las densas y puntiagudas ramificaciones de los corales cuerno de ciervo.

Morfofisiología

El Aeoliscus strigatus alcanza como máximo los 15 cm de longitud. El cuerpo está especialmente comprimido: una hoja de navaja gris plateada caracterizada por una larga e ininterrumpida línea media oscura en ambos flancos que parte del pedúnculo caudal para llegar a la boca camuflando el ojo, práctica muy extendida para confundir a los predadores en el variopinto mundo de los corales.

El color de la librea puede variar según el ambiente: verde amarillento con reflejos dorados entre las algas, beige cuando el banco se mueve sobre un fondo arenoso y casi negro cuando estos animales se refugian entre las largas espinas de los erizos de mar.

No presentan línea lateral. Muestran unas finas placas óseas transparentes, vistosas expansiones de la columna vertebral que cubren casi por completo el cuerpo.

La cabeza es particularmente ahusada con las dos mandíbulas unidas para formar un embudo aspirante. La parte dorsal es casi rectilínea mientras que la ventral presenta un perfil curvado.

Aeoliscus strigatus, Centriscidae, Pez navaja

Con las mandíbulas en forma de embudo aspira zooplancton, sobre todo copépodos, pero también larvas de peces óseos, anfípodos y otros organismos bentónicos © Giuseppe Mazza

Las aletas son minúsculas y translúcidas. El primer radio de la dorsal se protrae alargando el cuerpo con una insólita y llamativa espina que puede moverse en varias direcciones y se presenta a menudo inclinada. En realidad, los radios espinosos de la dorsal son 3, acompañados de entre 9 y 10 radios inermes, pero son pequeños y poco evidentes, ya que durante la evolución de la especie se han desplazado hacia el lado ventral.

La aleta anal presenta 12 radios blandos, mientras que las minúsculas pectorales cuentan con 11-12 radios inermes y las pélvicas con 4.

El Aeoliscus strigatus se distingue del congénere Aeoliscus punctulatus por la banda longitudinal, que en este último está dividida por un moteado oscuro, y de otros dos “peces navaja”, el Centriscus scutatus y el Centriscus cristatus, por la ausencia en estos de la espina de la aleta dorsal móvil.

Aeoliscus strigatus, Centriscidae, Pez navaja

La librea se adapta rápidamente al ambiente. Los jóvenes, tras la fase pelágica, se oscurecen para crecer guarecidos y camuflados cabeza abajo entre las largas espinas negras de los erizos de mar del género Diadema © G. Mazza

Etología-Biología Reproductiva

El Aeoliscus strigatus se alimenta principalmente de zooplancton, sobre todo de copépodos a los que encuentra y aspira nadando. Pero explora atentamente también los fondos, donde encuentra anfípodos, pequeños crustáceos y otros organismos bentónicos, dándose banquetes en grupo cuando ocasionalmente se cruzan con un banco de larvas de peces óseos.

No parece haber dimorfismo sexual, aunque para algunos expertos las hembras serían ligeramente más pequeñas, con las aletas ventrales más largas y afiladas.

La reproducción parece estar vinculada al ritmo lunar, con las puestas sincronizadas con el plenilunio.

Las larvas son pelágicas y solo abandonan el mar abierto para dirigirse de nuevo hacia el fondo cuando alcanzan un tamaño de 2 cm. Al igual que en los adultos, los colores se adaptan al ambiente, pero aún no presentan la banda longitudinal oscura. El cuerpo es rechoncho, casi rectangular, con el morro todavía sin alargar. Del mismo modo que ocurre en los adultos, la librea es beige cuando se mueven sobre un fondo arenoso, pero se torna negra después porque crecen generalmente camuflados y protegidos entre las largas espinas negras de los Erizos diadema (Diadema setosum). Y no sin razón, evolutivamente hablando, hay quien sostiene que su extraña postura cabeza abajo tiene su origen precisamente en la posición necesaria para convivir, mimetizados y sin incidentes, entre las espinas de estos grandes erizos de mar.

Aunque se encuentra en venta a alrededor de 50 dólares por ejemplar en catálogos sin escrúpulos para acuariófilos desprevenidos, el Aeoliscus strigatus, a pesar de ser una especie pacífica y de pequeño tamaño, solo es adecuado para acuarios públicos como curiosidad: necesita grandes tanques bien ambientados con abundantes algas y corales con su respectiva microfauna y, si no se le puede proveer de plancton fresco, ha de ser alimentada varias veces al día con larvas vivas de Artemia salina y después, si se acostumbran, con krill congelado.

La resiliencia de la especie es óptima, por su capacidad, en caso de catástrofe, de duplicar rápidamente sus poblaciones en menos de 15 meses, y el Pez navaja, para nada en peligro, tiene por tanto un índice de vulnerabilidad bajísimo actualmente (2020), de tan solo 24 en una escala de 100.

Sinónimos

Amphisile strigata Günther, 1861.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!