Apogon imberbis

Familia : Apogonidae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

El Reyezuelo (Apogon imberbis) vive en la oscuridad, entre los corales en grutas sumergidas © Giuseppe Mazza

El Reyezuelo (Apogon imberbis) vive en la oscuridad, entre los corales en grutas sumergidas © Giuseppe Mazza

El Reyezuelo, Pez Cardenal o Salmonete Real (Apogon imberbis Linnaeus, 1758), pertenece a la clase de los Actinopterygii, los peces con las aletas radiadas, al orden de los Perciformes y a la familia Apogonidae.

EL nombre del género deriva del griego “a-pogon”=sin barba, hecho enfatizado por el epíteto específico latino “imberbis”, que significa lo mismo.

¿Pero qué tiene que ver la barba aquí? Nos lo explica su nombre común de “Salmonete Real”. Dado su color, el zoólogo que examinó en primer lugar esta especie pensó que se encontraba delante de un salmonete especial, sin barbas, el rey de los salmonetes, de hecho, de donde provendría el nombre dado por Linneo Mullus imberbis = salmonete sin barba, que hoy es tan solo un sinónimo. El género Apogon fue creado poste- riormente, en 1802, por Bernard Germain Étienne de la Ville, Conde de Lacépède (1756-1825) para reunir numerosas especies tropicales de vivos colores.

Zoogeografía

El Apogon imberbis es el único representante mediterráneo del género Apogon, pero su distribución es más amplia, ya que, más allá del estrecho de Gibraltar encuentra también su hogar en las costas atlánticas. Llega, por el norte, hasta el golfo de Vizcaya, bajando a las Azores, Cabo Verde, Madeira, las Canarias y la costa africana, desde Marruecos al golfo de Guinea.

Ecología-Hábitat

Como puede intuirse fácilmente por sus grandes ojos, al reyezuelo le gusta la oscuridad, y pasa la mayor parte del día en oscuras grutas. Durante el verano puede vérsele, mientras pasa de un escondrijo a otro, a 10-70 m de profundidad, pero durante el invierno, para refugiarse del frío, desciende incluso hasta los 200 m.

Un macho con los huevos en la boca junto a la costa, aunque en invierno puede descender hasta los 200 m <br />© Giuseppe Mazza

Un macho con los huevos en la boca junto a la costa, aunque en invierno puede descender hasta los 200 m <br />© Giuseppe Mazza

Morfofisiología

Mide generalmente entre 10 y 15 cm, y se reconoce rápidamente, a primera vista, por el rojo cardenalicio que contrasta con el iris argénteo-azulado, casi negro, del ojo, surcado por dos líneas claras características.

También las aletas son rojas. Porta dos dorsales, la primera con 6 espinas y la segunda con un solo radio espinosos y 9-10 radios blandos; la anal es especularmente idéntica a la segunda dorsal, aunque con dos espinas; las pectorales y las ventrales están bien desarrolladas y la aleta caudal es bilobulada.

A veces, en el pedúnculo caudal, se perciben tres minúsculas manchas en posición triangular, que pueden fundirse para formar una más visible. La boca es relativamente grande, con innumerables y pequeños dientes colocados sobre las mandíbulas, el vómer y los palatinos.

Etología-Biología Reproductiva

Timidísimo, el reyezuelo vive en solitario o en pequeños bancos. Escondido durante el día, cuando cae la tarde reúne el valor necesario y sale a la caza de pequeños peces, crustáceos e invertebrados.

Los machos, tras la parada nupcial, que tiene lugar entre junio y octubre, fecundan los huevos recién puestos que se adhieren entre sí, gracias a unos filamentos pegajosos, para formar una pequeña bola. El macho la absorbe y la guarda en su boca hasta la eclosión, varios días después.

Un encomiable cuidado parental, pero cuando el papá está cortejando a otras hembras y sus ayunos se hacen consecutivos puede darse que se coman, por error o por hambre, huevos y prole, como prueban los restos semidigeridos encontrados en el estómago de algunos ejemplares pescados. Por lo demás, huevo arriba huevo abajo, esta espléndida especie está, por suerte, fuera de peligro. El índice de vulnerabilidad es de 15 sobre 100.

Sinónimos

Amia imberbis Linnaeus, 1758; Apogon rexmullorum Cuvier, 1828; Mullus imberbis Linnaeus, 1758.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.