Cerianthus membranaceus

Familia : Cerianthidae

Andrea_Tarallo.gif
Texto © Andrea Tarallo

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Cerianthus membranaceus, Anthozoa, Hexacorallia

Cerianthus membranaceus vive hasta 35 m de profundidad en aguas tranquilas del Mediterráneo y Atlántico oriental © Giuseppe Mazza

Cerianthus membranaceus (Spallanzani, 1784) es un gran invertebrado perteneciente al filo Cnidaria, que incluye medusas, corales y madréporas.

El nombre de cnidarios deriva del griego «knide», ortiga, que se refiere a las propiedades urticantes de los tentáculos de algunas de las especies más conocidas del grupo. A veces todavía se puede encontrar la antigua clasificación de Coelenterata o celenterados, que se refiere a la presencia del «celenterón», que es la única cavidad del cuerpo; «koilos», cavidad, «enteron», intestino, una característica que, sin embargo, es compartida también por esponjas y ctenóforos.

Pertenece a la clase Anthozoa, subclase Hexacorallia, es decir, si observamos desde arriba una sección de un pólipo de un hexacoral, veremos que la cavidad celomática generalmente está dividida de forma radial por septos en múltiplos de seis. Orden Ceriantharia, familia Cerianthidae.

El nombre latino del Cerianto, o flor de mar, deriva del griego «kēríon», es decir, panal, probablemente refiriéndose a las propiedades inflamatorias de la corona externa de tentáculos, y «ánthos», flor, por su evidente parecido con las flores terrestres.

El nombre específico membranaceus se refiere a la envoltura membranosa que lo rodea.

Zoogeografía

Endémico del mar Mediterráneo, se encuentra típicamente en la parte noroeste de la cuenca y en el mar Adriático, en fondos poco profundos y arenosos de hasta 35 metros de profundidad. En el océano Atlántico oriental, el área de distribución se extiende hasta Bretaña.

Cerianthus membranaceus, Anthozoa, Hexacorallia

Típico pólipo solitario, tiene un cuerpo vermiforme que reside en un tubo protector de mucus solidificado colocado en una galería excavada poco a poco, a lo largo de los años, hasta 1 m de profundidad. Aunque los tentáculos no son retráctiles, el animal entero puede deslizarse dentro de esta galería, escondiéndose en caso de peligro © Gianni Neto

Ecología y Hábitat

Cerianthus membranaceus prefiere las aguas tranquilas y ligeramente turbias de la costa, por esta razón se adapta bien a las áreas portuarias, siendo también una especie bastante resistente a la contaminación. Ocupa fondos arenosos o limosos en los primeros metros de profundidad. Parecería que las dos variedades que componen la especie, violacea y fusca, eligen fondos con diferentes consistencias para asentarse. Mientras que la variedad violacea prefiere sustratos más resistentes como el lodo endurecido por las raíces de las plantas marinas o por los talos de las algas, la variedad fusca se encuentra en fondos más blandos y poco colonizados.

Cerianthus membranaceus, Anthozoa, Hexacorallia

En Cerianthus membranaceus hay dos tipos de tentáculos: los grandes, externos y urticantes sirven para capturar a las presas, y los internos, pequeños, de color parduzco, tienen la tarea de llevarlas hacia la cavidad oral © G. Neto

Es un animal esciófílo, es decir, prefiere áreas no expuestas a la luz solar directa.

La corona externa de tentáculos de Cerianthus membranaceus es urticante y el animal la usa para cazar activamente presas pequeñas como crustáceos, larvas o, más frecuentemente, plancton. Diferentes especies de gusanos y crustáceos aprovechan la corriente de agua que produce la corona de tentáculos y su protección. En el Mediterráneo, Phoronis australis, un pequeño foronídeo filtrador, es su típico comensal, y crece unido a la envoltura externa de la anémona.

Morfofisiología

Cerianthus membranaceus es un pólipo solitario típico. Tiene un cuerpo vermiforme que reside en un tubo secretado por células especiales colocadas en la superficie del cuerpo, los pticocistos. Estas producen una sustancia mucoide que forma una especie de cápsula protectora alrededor del animal.

El mucus se mezcla con otro material exógeno, principalmente arena, y puede rehacerse si el animal es removido de su sitio. El tubo no es visible fuera del sustrato, del cual generalmente solo sale el mechón de tentáculos o, alternativamente, unos pocos centímetros del borde superior del tubo membranoso. De hecho, el animal es capaz de cavar una galería en la que crece. La galería es más larga que el animal, incluso alcanza un metro de profundidad, y es precisamente dentro de ésta donde se oculta cuando se le molesta. Los tentáculos no tienen propiedades retráctiles, sino que es todo el animal el que se desliza dentro del túnel hasta que desaparece de la vista.

Cerianthus membranaceus, Anthozoa, Hexacorallia

Cerianthus membranaceus se alimenta de pequeños crustáceos, larvas o, generalmente, de plancton © Gianni Neto

Los tentáculos se dividen en dos coronas diferentes que se distinguen fácilmente por el color y la morfología. La corona externa o marginal es la urticante, de color violeta tabaco con moteado de colormarrón-blanco, o con fluorescencia verdosa. Consiste en cuatro filas de tentáculos más largas que las de la corona interna, de unos 20 cm y en número superior a cien, y que el animal utiliza para paralizar a las presas y llevarlas a la corona central. Esta última está formada por tentáculos más cortos y delgados, de color marrón oscuro, y tienen la única función de dirigir las partículas de alimento hacia la cavidad oral.

El adulto alcanza una longitud máxima de 35-40 cm y 3 cm de diámetro. Es un animal muy longevo: aunque no hay información precisa, los ceriantos del acuario histórico de Nápoles han superado los 30 años de edad.

Etología

Cerianthus membranaceus es un antozoo solitario, y puede retraerse rápidamente dentro del tubo si se le molesta o se siente amenazado. El tubo en el que reside está perforado para que el agua, que lo mantiene turgente en la parte donde el animal no está presente, pueda fluir rápidamente cuando el individuo se mueve. Aunque Cerianthus membranaceus es un animal que vive firmemente anclado al fondo marino, a veces puede abandonar el tubo para moverse. En este caso, o si se retira mecánicamente de su sitio, puede rehacer el tubo membranoso externo. Además, tiene una excelente capacidad regenerativa, por lo que también logra regenerar la parte del cuerpo que eventualmente se ha eliminado.

Biología reproductiva

Cerianthus membranaceus, Anthozoa, Hexacorallia

Hay dos variedades de Cerianthus membranaceus: violacea y fusca, que eligen diferentes fondos © Gianni Neto

Cerianthus membranaceus es un hermafrodita proterandro, es decir, los individuos más pequeños son masculinos, mientras que los de mayor tamaño son femeninos. Gracias a esta diacronía, la autofecundación entre gametos no puede ocurrir. En el Mediterráneo occidental, los huevos aparecen en julio, en el Adriático de enero a junio. La fertilización se lleva a cabo en la columna de agua, donde los espermatozoides y los óvulos no fecundados se unen para generar una larva que probablemente lleve vida planctónica durante un cierto período, pero se desconoce por cuánto tiempo. A partir del estudio de algunas especies cercanas, se sabe que una larva con tentáculos llega al fondo donde se asentará para generar un individuo adulto.

A diferencia de las llamadas anémonas verdaderas, orden Actiniaria, la anémona tubular Cerianthus membranaceus no puede reproducirse asexualmente.

Sinónimo 

Cerianthus membranacea Spallanzani 1784.

  

 Para apreciar la biodiversidad de los CNIDARIOS clicar aquí.

error: Content is protected !!