Chelodina longicollis

Familia : Chelidae

GIULIANO.gif
Texto © Dr. en Ciencias Giuliano Russini – Biólogo Zoólogo

 

Ana_Patricia.gif
Traducción en español de Ana Patricia

 

La Chelodina longicollis tiene un largo cuello, no retráctil, similar a una serpiente © Giuseppe Mazza

La Chelodina longicollis tiene un largo cuello, no retráctil, similar a una serpiente © Giuseppe Mazza

La común tortuga cuello de serpiente (Chelodina longicollis – Shaw, 1794) es un miembro del grupo de las Anapsidi (Anapsida, favor remitirse al texto de Chelonia para su significado), pertenece a la clase de los reptiles (Reptilia), al orden de los quelonios (Chelonia), al suborden de la Pleurodires (Pleurodira), y a la familia de la Cheliidis (Chelidae), género Chelodines (Chelodina).

Las Pleurodires (Pleurodira), son las tortugas que pliegan su largo cuello lateralmente en el caparazón, en lugar de retraerlo a su interior.

El nombre común de la tortuga cuello de serpiente, como se le llama por las poblaciones locales australianas, que la cazan para comer su carne y sus huevos, viene del cuello largo de este extraño reptil, parecido al de una serpiente.

La IUCN, en la actualidad, declara el status de esta tortuga como común.

Zoogeografia

Es una especie endémica del este y sureste de Australia.

Ecología-Hábitat

La tortuga cuello de serpiente frecuenta ríos de curso lento , arroyos, pantanos y lagunas. Es una especie electivamente piscívora, (prefiere los peces) pero no desdeña anfibios, crustáceos, insectos y moluscos. Su actividad es principalmente diurna.

Como un periscopio le permite individualizar escondida depredadores y presas © Giuseppe Mazza

Como un periscopio le permite individualizar escondida depredadores y presas © Giuseppe Mazza

Morfofisiología

El cuello extremadamente largo, de forma cilíndrica, con una piel verrugosa, es la característica morfológica distintiva de esta tortuga.

El caparazón es de color marrón oscuro, ancho y aplanado con escudos de márgenes negros.

El plastrón es de color amarillo y tambien es aplanado.

Las patas están equipadas de amplias membranas interdigitales y cuatro uñas afiladas.

El cuello largo, que puede ser más largo que el caparazón, lo utiliza casi como el “periscopio” de un submarino, manteniendo, gracias a el, fuera del agua sólo la cabeza, permitiendo al animal tener a la vista tanto a las presas fuera del agua como las ranas, asi como a sus posibles depredadores, por ejemplo los cocodrilos.

La longitud, algo mayor en la hembra (la única distinción somática entre los dos sexos) es de 20-25 cm.

Una especie muy similar a la común tortuga cuello de serpiente (Chelodina longicollis), es la tortuga cuello de serpiente de Nueva Guinea (Chelodina novaeguineae).

Frecuenta las aguas de curso lento donde caza principalmente peces © Giuseppe Mazza

Frecuenta las aguas de curso lento donde caza principalmente peces © Giuseppe Mazza

Etología, Biología de la Reproducción

Esta tortuga ama tomar el sol en los troncos semi-sumergidos o entre las plantas flotantes pero no se puede abordar fácilmente
y, siempre alerta, se lanza al agua a la menor señal de peligro.

Durante la estación seca, la Chelodina longicollis puede migrar en el suelo, realizando también largas travesías en busca de una fuente de agua.

Cuando se les molesta, tanto machos como hembras emiten un líquido blanquecino, fuertemente repelente, de mal olor, a través de una glándula de almizcle.

No hay muchos datos disponibles sobre su biología reproductiva.

Lo que se sabe es que la hembra pone 2 a 10 huevos, de color blanco oscuro, en el suelo húmedo, cubierta de hierba y arena, posiblemente por la noche y después de una lluvia fuerte.

 

→ Para informaciones generales sobre Chelonia ver aquí