Chrysomela populi

Familia : Chrysomelidae

GIOVANNI_LUCA.gif
Texto © Dr. Giovanni Luca Scardaci

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Chrysomela populi provoca graves daños en las plantaciones de chopos y esporádicamente en las de sauces © Giuseppe Mazza

El Crisomélido o Escarabajo rojo del álamo (Chrysomela populi Linnaeus, 1758), conocido en francés como Chrysomele du peuplier o Mèle du peuplier, en alemán como Pappelblattkäfer, en inglés como Poplar leaf beetle y en italiano como Crisomela del pioppo, es un coleóptero perteneciente a la familia Chrysomelidae.

Su nombre génerico deriva del griego “chrysos” = oro, “melas” = negro, mientras que el específico viene del latín “populus”, = álamo, en este caso “del álamo”, debido a su característica acción defoliadora contra esta planta.

Pertenece a la superfamilia Chrysomeloidea, a su vez dividida en varias familias, entre las cuales se encuentran Cerambycidae, cuyos representantes son conocidos por sus antenas más largas que el cuerpo, y Chrysomelidae.

A esta última, además del crisomélido del álamo, pertenecen más de 35.000 especies de coleópteros, casi todos fitófagas (en el pasado conocidos como Phytophaga, es decir, comedores de plantas), que varían en tamaño de 5 a 15 mm de longitud, de colores a menudo vivos y brillantes con casos de aposematismo (animales que anuncian a los depredadores la presencia de veneno en sus tejidos con colores vistosos y precisos) y forma ovoide como, por ejemplo, el Escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata) y el Escarabajo de los lirios (Lilioceris lilii), a menudo presente en los jardines donde ataca las hojas de los lirios. Son animales capaces de ocultar completamente sus patas y antenas debajo de los élitros, mientras permanecen sujetos a las hojas.

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Pone los huevos en grupos de 20 a 58, pero a veces también 65 © Giuseppe Mazza

En general, la familia Chrysomelidae tiene como caracteres morfológicos distintivos la presencia de antenas generalmente filiformes o que tienden a ser capitadas y más cortas que el cuerpo, formadas por 11 antenómeros, y los tarsos, en particular los penúltimos, bilobulados.

La fórmula tarsal, aparentemente 4-4-4, es en realidad 5-5-5.

Esto es debido a que entre los presuntos tarsómeros tercero y cuarto hay otro oculto, tan pequeño, al estar fusionado con el último tarsómero, que no es visible a simple vista y se distingue solo con un microscopio óptico. Además, no es posible observarlo en sección dorsal sino en una ventral.

No se excluye que en un futuro no muy lejano esta inmensa familia pueda sufrir una revisión drástica por parte de zoólogos sistemáticos a través de la interpretación de datos moleculares, teniendo en cuenta que durante más de 50 años no se ha revisado.

Zoogeografía

Esta especie está presente en la región paleártica, es decir, desde Europa hasta Asia, incluido Japón. En pocas palabras, tiene la misma distribución que álamos y sauces, a los que está asociado.

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Según la tendencia del clima, hay 2-3 generaciones por año, excepcionalmente 4-5 © Giuseppe Mazza

Ecología-Hábitat

Como se ha dicho, esta especie se encuentra en las hojas de los álamos y más raramente en las de los sauces. De hecho, los adultos y especialmente las larvas, mucho más dañinas, defolian estas plantas.

Estudios más precisos han demostrado que este escarabajo ataca principalmente a las especies Populus tremula, Populus × canescens (un cruce entre Populus alba y Populus tremula) y Populus nigra.

En cuanto a los sauces, puede infestar a Salix purpurea, Salix pentandra, Salix fragilis y Salix viminalis.

Morfofisiología

Los adultos son muy similares en forma y tamaño a una mariquita, es decir, ovoides, de aproximadamente 10-12 mm de largo. El pronoto y la cabeza, «aplastada» contra éste, son negros con reflejos verdosos, si están expuestos a la luz, mientras que los élitros son generalmente de color rojo brillante, aunque no es difícil encontrar ejemplares anaranjados.

La cabeza, el tórax y el abdomen son negros. Las antenas negras están formadas por 11 antenómeros o segmentos y tienden a ser capitadas; de hecho, los últimos 3-4 segmentos son ligeramente más anchos que los más próximos a la cabeza.

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Las larvas, más devastadoras que los adultos, mueren con los primeros fríos del invierno © Giuseppe Mazza

La fórmula tarsal es 5-5-5, aunque puede parecer 4-4-4 como se mencionó anteriormente. Además, el penúltimo tarsómero es bilobulado. Por lo general, los machos son ligeramente más pequeños que las hembras.

Las larvas, de color blanco con puntos negros repartidos por todo el cuerpo, son oligopodas o escarabeiformes (es decir, en forma de C y con tres pares de patas), de aproximadamente 1-4 mm de largo. La cabeza y las patas son negras. No tienen pseudo-patas y son desplazan muy activamente: esto les permite moverse por toda la superficie de la hoja y «devastarla» rápidamente.

Etología-Biología Reproductiva

Los adultos se reproducen en primavera. Ponen los huevos en el envés de las hojas, formando verdaderos racimos de 20 a 58 huevos próximos entre sí.

Los huevos son de color rojo anaranjado, de forma ovoide, alargados y fusiformes. Diversas investigaciones en el campo de la agricultura han demostrado que algunas hembras pueden depositar hasta 65 huevos por grupo y también en el haz de la hoja.

Los huevos miden, de media, 1,8 mm de largo y 0,75 mm de ancho. Su color tiende a oscurecerse a medida que las larvas se desarrollan en el interior. En general, el período de ovoposición, en el que las hembras producen la mayoría de los grupos, dura unos 41 días, mientras que el período de incubación es de aproximadamente 6-8 días.

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Las pupas cuelgan boca abajo de las hojas. Aquí, un adulto naciendo © Giuseppe Mazza

La larva, nada más salir del huevo, ataca inmediatamente la hoja sobre la que fue depositado, devorando, cuando los ataques son fuertes, incluso los nervios con resultados nefastos.

En una semana, la larva se metamorfosea: generalmente la pupa cuelga literalmente de la hoja por la parte final del abdomen.

En general, hay 2-3 generaciones anuales, pero a veces también 4 o 5 en condiciones particularmente favorables de temperatura, humedad y disponibilidad de recursos tróficos.

En la mayoría de los casos, por lo tanto, la primera y la segunda generación completan con éxito su ciclo durante el verano, mientras que la tercera difícilmente consigue metamorfosear.

De hecho, las larvas no soportan bajas temperaturas y mueren con los primeros fríos del invierno.

Los adultos también viven 2 meses e hibernan bajo la hojarasca, en la corteza del álamo o a varios centímetros de profundidad en el subsuelo.

Chrysomela populi, Chrysomelidae, Crisomélido, Escarabajo rojo del álamo

Abandona su envoltura con una esperanza de vida de 2 meses. Los adultos de la última generación hibernan © Giuseppe Mazza

Lucha biológica

El ataque a los álamos por crisomélidos es a menudo “fuerte”, ya que las hojas sufren la acción conjunta de adultos y larvas con daños muy graves y evidentes que debilitan la planta ante los agentes físicos, como el viento o lluvia, y la hacen fácilmente vulnerable a ataques infecciosos, a menudo letales.

Particularmente expuestas están las plantas jóvenes o las que se usan con fines agrícolas: no es casualidad que la investigación más precisa sobre esta especie la hayan realizado y publicado organismos agrarios o universidades.

Históricamente, la lucha contra este escarabajo siempre ha sido química: durante el siglo XIX se usaron arseniatos, y desde la Segunda Guerra Mundial en adelante, se pasó al empleo masivo de DDT. Cuando la OMS prohibió el DDT, se introdujeron otros insecticidas más efectivos, como los piretroides sintéticos y los derivados de acilurea, que son más duraderos y menos dañinos que el DDT y los arseniatos.

En los últimos años, se han realizado esfuerzos para introducir métodos de lucha biológica, aunque no son fáciles de llevar a cabo en comparación con la lucha química. Se ha observado que las larvas y los huevos pueden ser atacados por himenópteros parasitoides y que, gracias a las mordeduras de las hormigas, potenciales predadores de las larvas, se puede propagar Bacillus thuringiensis subsp. tenebrionis y provocar una muerte segura. Como todos los insectos dañinos, la fase larvaria es la más importante en comparación con la adulta y es en ella donde se concentran los esfuerzos para combatirla.

Sinónimos

Lina populi Linnaeus, 1758; Melasoma populi Stephens, 1834.

 

→ Para nociones generales sobre los Coleoptera ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los ESCARABAJOS clicar aquí.

error: Content is protected !!