Clavija domingensis

Familia : Primulaceae


Texto © Pietro Puccio

 


Traducción en español de Maria Berlanga

 

Clavija domingensis, Primulaceae

Endémica de Haití, la Clavija domingensis es una especie rara en la natura y aún más en la cultura © Giuseppe Mazza

La especie es endémica de Haití, donde crece sobre el Macizo de la Hotte, en la península sudoeste, en los bosques semiáridos sobre suelo calcáreo, entre 250 y 500 m de altitud.

Su género está dedicado al escritor, historiador y botánico español José de Viera y Clavijo (1731-1813); el nombre de la especie, el adjetivo latino “domingensis” de domingo, hace referencia a la capital de la República Dominicana, Santo Domingo, donde hay presentes numerosos ejemplares en el Jardín Botánico Nacional.

Nombres comunes: Haití Clavija (inglés), bwa jan louwi, grand kokmolye, lang bèf (criollo haitiano); bois Jean Louis, grand coque mollier, langue a boeuf, langue de boeuf (francés); lengua de buey (español).

La Clavija domingensis  Urb. &  Ekman (1929) es un arbusto de tronco erecto raramente ramificado, que puede alcanzar los 8 m de altura y 20-30 cm de diámetro, con una corteza arrugada, ligeramente surcada longitudinalmente, de color gris-marrón, y una corona densa en el ápice.

Las hojas, sobre un pecíolo largo 2-5 cm, son alternas, simples, espatuladas con el ápice redondeado, margen completo y costilla central prominente en el lado inferior, de 0,8-1,10 m de largo y 9-15 cm de ancho, coriáceo, de color verde intenso y brillante en la parte superior, y opaco en la parte inferior.

Clavija domingensis, Primulaceae

Pariente de las prímulas, recuerda a las palmas con un tallo que puede alcanzar los 8 m y los 20-30 cm de diámetro © Giuseppe Mazza

Inflorescencias racemosas colgadas bajo las ramas, largo 50-65 cm, con numerosas flores, de aproximadamente 1,5 cm de diámetro, que se abren en sucesión, con cáliz con 5 lóbulos ovales, una corola crateriforme con 5 pétalos  de oblongo a orbicular, carnosos, de un color naranja brillante, 5 estambres, ovario unilocular y el estilo corto.

Los frutos son bayas globosas, de aproximadamente 1,5 cm de diámetro, al inicio son verdes y al madurar se vuelven naranjas, contienen pocas semillas globosas sumergidas en una pulpa carnosa de agradable sabor.

Se reproduce por semilla en sustrato drenante mantenido constantemente húmedo a 24-26 ºC de temperatura, con un tiempo de germinación de a partir de las 2-3 semanas.

Rara en la naturaleza, donde lamentablemente es reducida a unas pocas decenas de especímenes, y aún más en cultivo, solo está presente fuera de su lugar de origen en unos pocos jardines botánicos y colecciones privadas, de forma inusual, que recuerda vagamente a una palmera y una elegancia particular por el tallo erecto, la densa copa y las coloridas inflorescencias.

De crecimiento bastante lento, necesita un clima tropical o subtropical, no soportando las temperaturas de un poco menos de +5 ºC, solo excepcionales y de brevísima duración.

Se adapta incluso a suelos pobres y bien enraizada puede tolerar breves periodos de sequía, pero crece mejor en los suelos ricos, con drenaje y riego regular en los periodos de sequía.

Debido al número extremadamente pequeño de especímenes, unas pocas docenas, dispersos y fragmentados, en constante declive debido a la expansión de la agricultura y la tala indiscriminada del bosque, esta especie ha sido incluida en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales) como “En Peligro Crítico” (con un riesgo muy alto de extinción en la naturaleza en un futuro próximo).

Clavija domingensis, Primulaceae

Inflorescencias racemosas colgando bajo las ramas, de 50-65 cm, con flores de aproximadamente 1,5 cm de diámetro que se abren en sucesión. Frutas comestibles © Giuseppe Mazza

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las PRIMULACEAE clicar aquí.

 

error: Content is protected !!