Dactylopterus volitans

Familia : Dactylopteridae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

¿Un búho en vuelo nocturno? No, es un Dactylopterus volitans explorando el fondo del mar © Giuseppe Mazza

¿Un búho en vuelo nocturno? No, es un Dactylopterus volitans explorando el fondo del mar © Giuseppe Mazza

El insólito Alón o Golondrina de mar (Dactylopterus volitans Linnaeus, 1758), pertenece a la clase Actinopterygii, los peces que presentan las aletas radiadas, al orden Scorpaeniformes y a la familia Dactylopteridae.

El nombre genérico deriva del griego “dactyl” = dedo y “pteron” = ala, en referencia a las grandes aletas pectorales, y el epíteto específico, proveniente del latín “volitans” = que vuela, se refiere a la antigua creencia de que estos peces podían volar fuera del agua y de la que también proviene el nombre vulgar que en ocasiones recibe de “volador”, mejor asociado al rápido Cheilopogon heterurusEn realidad, nuestro Dactylopterus volitans es demasiado pesado como para hacerlo, contentándose con planear sobre los fondos en busca de alimento, hasta los 100 m de profundidad.

El apelativo italiano de “civetta” (búho) quizás nace de los grandes ojos redondos, las anchas alas y el aspecto moteado y estriado de la librea que puede hacer pensar en plumas. Por no hablar del hecho de que como un búho nos coge desprevenidos y sorprende desplegando las alas.

Zoogeografía

Está difundido por todas las costas tanto atlánticas como mediterráneas, solo exceptuando el mar Negro. En Italia es muy común y es ocasionalmente pescado en redes de arrastre, o estúpidamente arponeado por los submarinistas dado que la carne, aún siendo comestible, no es ciertamente preciada.

Alcanza los 100 m de profundidad, pero habituado al calor tropical muere congelado bajo los 13 ºC © Giuseppe Mazza

Alcanza los 100 m de profundidad, pero habituado al calor tropical muere congelado bajo los 13 ºC © Giuseppe Mazza

Ecología-Hábitat

Prefiere sobre todo los fondos arenosos donde caza pequeños peces, removiendo el fango con la parte anterior de las pectorales, pequeños crustáceos y moluscos que constituyen su alimento principal. Dado que frecuenta los mares tropicales y subtropicales, no es raro encontrarlo junto a las barreras coralinas o en los manglares. Está también presente en aguas salobres, en las desembocaduras de los ríos.

En el Mediterráneo nada generalmente entre los 15 y los 45 m de profundidad, aunque llega a aguas aún más profundas.

Morfofisiología

Alcanza fácilmente los 40 cm, con un récord de 50 cm y 1,8 kg de peso.

La cabeza es robusta, protegida por placas óseas que se continúan en dos puntas afiladas como puñales dirigidas hacia atrás. Lo mismo para los huesos operculares, y gran parte del cuerpo está recubierto de protuberancias serradas y cortantes, especialmente en la base de la cola. Estas características junto con el color traen el nombre vulgar dado en algunas costas andaluzas de “diablo” o “demonio”.

Un pez acorazado, en resumen, casi en forma de caja, per lo que más llama la atención, espcialmente en los jóvenes, es la prominencia de los ojos y, en los adultos, las enormes pectorales rojizas con manchas azuladas y dibujos marrones en el lado superior.

El cuerpo, color chocolate, presenta manchas oscuras y azules en las inmediaciones de la cabeza. Parece que estos colores sirven para camuflarse y ahuyentar a los agresores que, cuando nuestro pez extiende las alas, se encuentran de improvisto delante de un animal distinto y más grande, más imponente.

Las aletas pectorales están dividas en dos partes. La anterior sirve para rastrear el fondo en busca de presas © Giuseppe Mazza

Las aletas pectorales están dividas en dos partes. La anterior sirve para rastrear el fondo en busca de presas © Giuseppe Mazza

En realidad las pectorales están formadas por dos partes separadas y bien distintas: una grande, de forma elíptica, que puede presentar hasta una treintena de radios muy flexibles, y una anterior, constituida por 6 radios más rígidos, reunidos para formar una especie de “piernas”, con importantes funciones táctiles, que permiten a la golondrina de mar “caminar” sobre el fondo y rastrearlo en busca de presas.

Etología-Biología Reproductiva

Aunque presenta muchos depredadores naturales entre el reino de los peces, a los que se unen las aves marinas, el Dactylopterus volitans no es una especie en peligro gracias a su amplia distribución y el escaso valor de su carne.

La reproducción tiene lugar en el verano, con numerosos huevos pelágicos y un desarrollo embrionario muy rápido, de geometría variable y formas diversas en los distintos estadios de crecimiento.

Se adapta bien a la vida en los grandes acuarios, pero si la temperatura desciende bajo los 13 ºC muere por congelación.

El índice de vulnerabilidad de esta especie es de 31 sobre 100.

Sinónimos

Callionymus pelagicus Rafinesque, 1818; Cephalacanthus spinarella Linnaeus, 1758; Cephalacanthus volitans Linnaeus, 1758; Dactylopterus blochii Swainson, 1839; Dactylopterus communis Owen, 1853; Dactylopterus fasciatus Swainson, 1839; Dactylopterus occidentalis Swainson, 1839; Dactylopterus spinarella Linnaeus, 1758; Dactylopterus tentaculatus Swainson, 1839; Dactylopterus vulgaris Steindachner, 1867; Gasterosteus spinarella Linnaeus, 1758; Gonocephalus macrocephalus Gronow, 1854; Polynemus sexradiatus Mitchill, 1818; Trigla fasciata Bloch & Schneider, 1801; Trigla volitans Linnaeus, 1758. Cephalacanthus spinarella Linnaeus, 1758.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.