Caprimulgiformes

DAVIDE-2.gif
Texto © Dr. Davide Guadagnini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Podargus strigoides, Caprimulgiformes

No soy un búho, sino un Podargus strigoides © Giuseppe Mazza

El orden de los Caprimulgiformes pertenece a la clase de las Aves (Aves), a la infraclase de los Neognatos (Neognathae) y al clado de los Cipselomorfos (Cypselomorphae).

Consta de cuatro familias: Caprimulgidae, Podargidae, Steatornithidae y Nyctibiidae.

Es un orden de aves que presentan características bastante homogéneas. De hecho, todas las especies pertenecientes a las cuatro familias del orden tienen libreas y comportamientos que las hacen muy críptico-miméticas en los ambientes en los que viven.

Su plumaje es muy suave y muestra mayormente coloración gris-marrón-rojiza con rayas, manchas y vetas más oscuras y más claras, que recuerdan la coloración de los troncos, ramas, cortezas, hojas secas, rocas, del terreno y de los suelos presentes en las áreas de distribución de estas aves.

Todas las especies tienen ojos grandes y una vista aguda. Estas aves tienen un oído excelente y están dotadas de bocas anchas y, en consecuencia, de picos anchos como extensión pero de tamaño pequeño y cortos, con las puntas ganchudas.

Todas las especies, con la excepción de los Guácharos que consumen alimentos vegetales, son predadoras de insectos y animales pequeños; principalmente son de costumbres crepusculares y nocturnas, y su vuelo es silencioso.

Tienen cabezas cuadradas y voluminosas. Las patas son bastante cortas y no muy evidentes (ocultas) tanto cuando están volando como cuando están posadas; cuando están en el suelo o posadas, caminan de forma bastante torpe llegando incluso a arrastrarse. Tienen un tamaño medio y formas bastante alargadas.

Este orden, con una distribución diferente de las familias y especies existentes, es prácticamente cosmopolita, con representantes que viven en todos los continentes con excepción de la Antártida. La clasificación taxonómica de las aves pertenecientes al orden Caprimulgiformes ha sido objeto de muchas revisiones y continuas discusione; solo se ha estructurado recientemente con el reconocimiento de las cuatro familias indicadas anteriormente.

En el pasado, debido a los hábitos predatorios predominantemente nocturnos, los ojos grandes, el color y el vuelo silencioso se compararon y se consideraron similares a las rapaces nocturnas (Strigiformes). Otras veces, por las alas largas y patas cortas combinadas con su conformación de ágiles y ligeros voladores, se consideraron similares a los vencejos (Apodiformes). En otras ocasiones, han «transitado» por órdenes diferentes de la clase Aves. Para complicarlo todo, está también el escaso hallazgo de restos fósiles de aves ancestrales extintas que muestren parentesco con los Caprimulgiformes actuales.

A la familia Caprimulgidae pertenecen las aves comúnmente llamadas «chotacabras». Esta familia está distribuida, con más de 90 especies, por el Viejo y el Nuevo Mundo. Tienen un tamaño medio a pequeño y una forma que recuerda a grandes vencejos de color marrón-rojizo-grisáceo. La abertura bucal es muy amplia y llega hasta debajo de la proyección de los ojos y está rodeada de plumas modificadas de tipo táctil. Las fosas nasales están parcialmente ocultas por las plumas; el cuello es corto. Tienen patas pequeñas con tarsos cortos, parcialmente emplumados. Los tres dedos anteriores están unidos hasta la primera falange. El dedo medio tiene una uña peculiar, con forma de peine en el lado interno. Las alas son largas, con una decena de plumas primarias. La cola es bastante larga y redondeada; consiste de una decena de rectrices y en algunas especies tiene plumas ornamentales particulares incluso más largas que el resto de la cola.

Los chotacabras se llaman así debido a la antigua creencia de que iban a los establos a ordeñar cabras por la noche; el nombre latino de la familia también tiene el mismo significado, así como el nombre mismo del orden, que deriva también de chotacabras.

Podargus strigoides, Caprimulgiformes

Y ni siquiera un Apodiforme, sino un Caprimulgiforme © Giuseppe Mazza

El origen de esta leyenda vino de la costumbre de esta ave de entrar en los establos y recintos donde se guarda el ganado, revoloteando y cazando los insectos nocturnos que en estos lugares, al ser atraídos por el ganado, son más numerosos. La boca muy grande y abierta contribuyó a la creencia de que estas aves podrían chupar la leche de sus ubres.

Pocas aves han recibido tantos nombres como las pertenecientes a la familia Caprimulgidae: de hecho, el chotacabras también se conoce en Italia con el nombre de «Nottolone» por sus hábitos nocturnos; se le ha llamado «Ingoiavento» = «traga viento», porque vuela con la boca abierta para cazar; otro nombre es «Covaterra» («covare» = incubar) porque está echado en el suelo para camuflarse y parece que está incubando aunque no lo esté; otro nombre que se les asigna es «Portaquaglie» («quaglia» = codorniz) porque su llegada a Italia coincide con la de las codornices (Coturnix coturnix), etc.

La familia Caprimulgidae consta de más de 90 especies vivas distribuidas por el Viejo (Caprimulgus europaeus) y el Nuevo Mundo.

A la familia Podargidae pertenecen aves de un tamaño medio grande con respecto a los chotacabras; también son más robustas. Se les llama «bocas de rana» debido a las grandes bocas que pueden abrir ampliamente; muchos otros nombres locales las asocian erróneamente a las rapaces nocturnas. La coloración siempre es críptica, pero teniendo costumbres principalmente arborícolas, se camuflan más con los troncos y las ramas de los árboles. Cazan más activamente que los chotacabras al abalanzarse sobre las presas que esperan y avistan desde sus posaderos. Viven en las regiones surorientales del mundo; de la India a Australia (Podargus strigoides). Hay una docena de especies pertenecientes a esta familia.

A la familia Steatornithidae pertenece solo una especie única también por sus peculiares costumbres; se trata del Guácharo (Steatornis caripensis). Esta especie vive solo en América del Sur y en algunas zonas de América Central. Su singularidad viene del hecho de que es la única especie vegetariana que pertenece a este orden; se alimenta exclusivamente de frutos grasos, principalmente de palma. Otro hecho que la hace aún más singular es que es la única ave frugívora y nocturna al mismo tiempo. Durante el día, el guácharo vive y descansa en cuevas y cavernas que también utiliza para criar.

Finalmente, la familia Nyctibiidae incluye 7 especies de aves distribuidas por América Central y del Sur y que ocupan el mismo nicho ecológico, con hábitos similares, que ocupan en la otra parte del mundo los Podargos. De hecho, el Nyctibius también tiene costumbres arborícolas y caza desde un posadero. Tienen una complexión intermedia entre la de los chotacabras y los podargos; faltan las plumas táctiles (similares a los pelos) del pico. Las aves que pertenecen a esta familia también tienen hábitos alimenticios carnívoros ya que cazan principalmente insectos y algunos animales pequeños y son nocturnas, pasando el día encaramadas en las ramas de forma críptica. A diferencia de los podargos, no construyen un nido y el único huevo se pone e incuba sobre cualquier soporte mínimo ofrecido por una rama rota u horizontal.

error: Content is protected !!