Chromis viridis

Familia : Pomacentridae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

“ignacio.gif"
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

La Damisela verde (Chromis viridis) es común en el Indopacífico en las madréporas del género Acropora © Mazza

La Damisela verde (Chromis viridis) es común en el Indopacífico en las madréporas del género Acropora © Mazza

La Castañuela verde-azulada o Damisela verde (Chromis viridis Cuvier, 1830), pertenece a la clase Actinopterygii, los peces con aletas radiadas, al orden Perciformes y a la familia Pomacentridae que cuenta con una treintena de géneros y casi 400 especies, prácticamente todas tropicales, salvo raras excepciones como nuestra Castañuela (Chromis chromis) del Mediterráneo.

El nombre del género es el de un pez no vagamente identificado y citado por Aristóteles, asignado, como hemos visto, por Linneo a nuestra castañuela. Un género exitoso, que ostenta alrededor de las 95 especies, cerca de un cuarto del total de las especies de la familia Pomacentridae .

El epíteto específico, “viridis” = verde in latino, en latín carece, por contra, de equívocos.

Zoogeografía

Presenta una distribución muy amplia por las aguas tropicales del océano Índico y del Pacífico.

Lo encontramos desde el este de África y Madagascar hasta el mar Rojo, las Seychelles, Mauricio, Reunión, Maldivas, India, Sri Lanka, Australia, Indonesia, Micronesia, Nueva Guinea, Palaos, Filipinas, Taiwán, China y las islas Ogasawara y Ryukyu en la parte meridional de Japón. Hacia el este ha colonizado las islas Fiyi, Samoa, Tonga, Kiribati, Tuamotu y Pitcairn, que representan también su límite meridional en el Pacífico tras la Gran Barrera de Coral y Nueva Caledonia.

Ecología-Hábitat

Vive en las lagunas costeras, pero también en lado externo de los arrecifes, en aguas relativamente tranquilas y someras hasta los 12 m de profundidad. Está estrechamente ligada a las madréporas, especialmente a las del género Acropora, junto a las que nada, en pequeños bancos, preparada para desaparecer entre las ramas al mínimo signo de peligro. No le gustan los corales muertos, evitando por tanto las zonas degradadas.

Morfofisiología

La damisela verde alcanza los 9 o 10 m de longitud. El cuerpo, alto y comprimido, en forma de almendra, muestra una aleta dorsal con 12 radios espinosos y entre 9 y 11 blandos; la anal muestra 2 radios espinosos y de 9 a 11 inermes; las ventrales son puntiagudas, las pectorales anchas con 17 o 18 radios inermes y la caudal es ciertamente bifurcada, a modo de cola de golondrina.

Omnívora, se alimenta de plancton, por aspiración o por movimientos fulminantes de la boca protráctil © G. Mazza

Omnívora, se alimenta de plancton, por aspiración o por movimientos fulminantes de la boca protráctil © G. Mazza

La boca, protráctil, está armada de dientes caniniformes. Los ojos son relativamente grandes. Pero lo que más llama la atención es la brillante librea azul turquesa, con tonos eléctricos, que muta sin parar del verde al azul según el ángulo de incidencia de la luz. El vientre es más claro, con ciertos tintes amarillentos.

Etología-Biología Reproductiva

La damisela verde es omnívora. Se alimenta de fitoplancton y zooplancton. Aspira tranquilamente las algas microscópicas, los huevos y las larvas de peces arrastrados por las corrientes, aunque para los organismos más rápidos, como los crustáceos, que podrían escapar, protruye y retrae la boca con la velocidad del rayo, en pocas milésimas de segundo.

Las nupcias son un acto de pareja, pero se llevan a cabo en grupo. Los machos eligen el lugar para el nido, una pequeña fosa escavada en la arena, una rama muerta de madrépora o simplemente una acogedora alga. Después danzan, moviéndose arriba y abajo, casi como si saltasen dentro de una columna de agua virtual, para atraer la atención de las hembras y demostrar a los rivales que ese es su sitio. La hembra entra en la columna para una danza sincronizada, sin liberar los huevos inmediatamente. Solo más tarde, cuando han ensayado suficiente, fija los huevos al sustrato en el lugar indicado y el macho los fecunda. Terminada la ceremonia vuelve a su vida cotidiana, mientras que el macho trata de atraer a otra hembra. Cuando su nido está rebosante de huevos, de alrededor de medio milímetro de ancho, se calma y monta guardia durante 2 o 3 días, hasta la eclosión, ventilándolos y comiendo aquellos no fecundado que se pudren.

Las larvas, de alrededor de 2 mm de largo, llevan una vida pelágica durante 3 a 4 semanas. Después los jóvenes, guiados por las señales olfativas emitidas por los corales disponibles, los colonizan, refugiándose en el centro de sus ramificaciones. Cuando suben dentro de la madrépora encuentran más plancton, aunque se arriesgan a ser cazados, pero si se mantienen abajo, donde hay poca corriente y los pólipos de coral han llevado a cabo ya el papel de depredador, se arriesgan a morir de hambre.

La resiliencia de la especie es buena, ya que los efectivos pueden duplicarse en menos de 15 meses, y el índice de vulnerabilidad es ciertamente bajo: 21 en una escala de 100.

Sinónimos :

Heliases frenatus Cuvier, 1830; Heliases lepisurus Cuvier, 1830; Pomacentrus viridis Cuvier, 1830; Dascyllus cyanurus Rüppell, 1838; Glyphisodon bandanensis Bleeker, 1851.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.