Coccinella septempunctata

Familia : Coccinellidae


Texto © Dr Didier Drugmand

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Coccinella septempunctata, Mariquita común, Coccinellidae

Las larvas de la Mariquita de siete puntos o Mariquita común (Coccinella septempunctata) pueden comer, según la época y el biotopo, de 100 a 2000 pulgones al día, mientras que los adultos se «conformarán» con unos 100 o 200 © Giuseppe Mazza

La familiar Mariquita de siete puntos o Mariquita común (Coccinella septempunctata Linnaeus, 1758) es un coleóptero perteneciente a la familia Coccinellidae y a la subfamilia Coccinellinae, ambas clasificadas por el entomólogo francés Pierre-André Latreille en 1807.

El nombre genérico Coccinella es una adaptación del nombre latino “coccinella”, a su vez derivado del latín tardío «coccinus» (adjetivo que significa escarlata), diminutivo de “coccus” = baya roja de algunas plantas, en referencia al color rojo de los elitros de muchas especies de mariquitas. Por lo que se refiere al nombre específico, septempunctata, está compuesto por los términos latinos “septem” = siete y “punctata” = salpicado, manchado, debido a los siete puntos negros en los dos élitros.

Las mariquitas son conocidas en Francia con varios apodos como Bête à bon Dieu, Bête à Dieu, Bête à Marie, Bête à Saint Jean, Bête à la Vierge o Vache à Dieu. En otros países, a veces se las considera amuletos de la suerte o tienen nombres con relevancia religiosa, como Gallinella della Madonna en Italia; Marienkäfer o Himmelskuchlichen en Alemania; Ladybug o Ladybird en Inglaterra.

Zoogeografía

El género Coccinella incluye un gran número de especies bien difundidas en las regiones Paleártica y Neártica, y hay géneros similares en las regiones Neotropical y Afrotropical. La lista sistemática oficial más reciente muestra 24 especies y subespecies, divididas en 3 subgéneros (Chelonitis, Coccinella y Spilota), todos ampliamente difundidos en Europa.

La familia Coccinellidae apareció en la Era Secundaria (Mesozoico). Una de las líneas habría evolucionado a partir de un grupo de especies primitivas de origen angárico (la actual Siberia oriental) hasta llegar a la Coccinella septempunctata. Las poblaciones actuales de esta especie ocupan ampliamente toda la región paleártica, excepto el Sahara, llegando al norte hasta la tundra, y al sur hasta la India, Bangladesh y China hasta Shanghai. Sin embargo, la especie parece estar ausente de un área que se extiende por Siberia, desde la tundra hacia el sur, entre el lago Baikal y la región de Okhotsk, de forma que las poblaciones de Kamchatka, Sakhalin, sur de China y Japón está aisladas de las demás.

Ecología-Hábitat

La mariquita común es euritópica (especies capaces de soportar diferentes situaciones climáticas y ambientales) y se encuentra desde el nivel del mar hasta las cumbres de las altas montañas, desde la tundra hasta Asia tropical. Se encuentra en bosques, prados, campos, huertos, y en los desiertos, excepto el Sahara fuera de los oasis. Parece preferir las colinas y zonas montañosas.

Coccinella septempunctata, Mariquita común, Coccinellidae

Una cópula. El tamaño de Coccinella septempunctata varía de 5 a 8 mm, mientras que la librea es notablemente constante con puntos negros sobre fondo rojo o naranja. Más o menos grandes, son tres por cada élitro, más el punto escutelar común. La tasa de fertilidad es variable y depende principalmente de la abundancia de alimento © Matt Cole

En Gran Bretaña, los primeros estadios se han observado en más de 250 plantas nativas, sin tener en cuenta las malas hierbas y las distintas especies cultivadas. Entre sus plantas preferidas podemos citar ortigas, cardos, centaureas, grandes apiáceas, arvejas, senecios y chenopodiáceas.

Algunos autores la citan también en arbustos como escobas y aulagas, y en árboles como pinos y sauces. Prefiere también los cultivos de cereales, colza, algodón, remolacha, patatas, guisantes y coles. Elige hábitats soleados y evita los biotopos demasiado húmedos y cerrados.

Morfofisiología

Mientras que su tamaño puede variar de 5 a 8 mm, su librea es, por el contrario, bastante constante. Los puntos negros, más o menos grandes, sobre fondo naranja o rojo, son casi siempre siete (a lo sumo 11), tres en cada élitro más un punto escutelar sobre los dos élitros.

Coccinella septempunctata, Mariquita común, Coccinellidae

Las hembras de la primera generación ponen de 700 a 1400 huevos, a menudo en lugares protegidos como en esta hoja redondeada de una planta infestada de pulgones, mientras que las de la segunda generación solo 400-1000 huevos © Giuseppe Mazza

Cuerpo de ovalado a circular, con la cabeza negra marcada con un par de manchas blancas en la frente y las mejillas. Palpos negros y antenas de color rojizo a amarillo. Pronoto negro con un punto cuadrangular en los ángulos anteriores externos. Élitros rojos, ocráceos o anaranjados.

Los 7 puntos a veces se fusionan en bandas o en líneas oblicuas y, excepcionalmente, los élitros pueden ser negros con o sin puntos rojos; cerca del escutelo y a lo largo de la sutura anterior de los élitros hay un gran punto negro común. El tegumento está cubierto por un punteado denso, fino y uniforme. Epipleuras 10 veces más estrechas que la anchura del cuerpo. La parte ventral y las patas son negras, mientras que los mesepimerones y, a veces también los metaepimerones, son blancos.

Las larvas son campodeiformes, muy activas, provistas de tubérculos dorsales. Color general gris pizarra, cabeza y patas principalmente negras, un punto blanquecino a amarillento en las esquinas del pronoto, 4 pares de puntos también blanquecinos a amarillentos en los tubérculos laterales situados en la parte anterior y central del abdomen.

Las ninfas son globosas, desnudas, a excepción de la extremidad del abdomen que lleva los restos de la exuvia del último estadio larval. Coloración frecuentemente anaranjada con máculas negruzcas en la mayoría de los segmentos.

Etología-Biología Reproductiva

En esta especie, algunas condiciones tróficas y climáticas pueden dar lugar a picos demográficos. Sucede que los veranos cálidos, seguidos de inviernos suaves, provocan la aparición de enormes poblaciones primaverales de pulgones y, en consecuencia, una disponibilidad de alimento para las larvas de la mariquita: ¡años buenos para las mariquitas!

Sin embargo, la predación y la sequía estival reducen el número de presas, lo que provoca una migración masiva de mariquitas transportadas por corrientes cálidas a distancias considerables. Estos grupos de millones de individuos terminan en las costas ahogándose en masa y en estas condiciones pueden morder ligeramente la piel de los bañistas.

Se han notificado explosiones demográficas de esta entidad en las costas de Europa occidental en 1952, en 1976, en 1990 y en 1996. Por el contrario, las poblaciones de mariquitas de siete puntos pueden enrarecerse después de inviernos particularmente rigurosos, que causan mortalidad masiva de los adultos; algunas poblaciones necesitarán varios años para recuperarse.

La mariquita común es particularmente voraz y se alimenta de unas cincuenta especies de hexápodos pertenecientes a varios órdenes y diferentes familias. Esencialmente afidófaga, se alimenta también de otros homópteros como psilas, cicadélidos, moscas blancas y cochinillas, pero también trips (tisanópteros), crisopas (neurópteros) y otras especies de insectos (como pequeños dípteros, mariposas y coleópteros). Algunas especies se alimentan de ácaros.

Coccinella septempunctata, Mariquita común, Coccinellidae

Hay 4 etapas larvales y una prepupal, durante la cual la larva no come © Claude Galand

Varios autores señalan el consumo, más o menos abundante, de polen y néctar. Se ha observado que algunas especies de pulgones son nocivas para la mariquita, causando una reducción de la fertilidad, y mayor mortalidad en la transformación de la larva en adulto.

Tan pronto como encuentra una presa, la larva comienza a succionar su abdomen (operación que requiere 30 segundos), y luego inyecta, de 5 a 7 veces. un jugo gástrico (a intervalos de 5-10 segundos), para absorber los tejidos disueltos y luego mastica las partes duras. No devora a la presa por completo, incluso si tiene hambre. El adulto se comporta de la misma manera, contento con succionar las presas cuando son numerosas, operación que requiere 50-65 segundos.

La fecundidad es variable y depende principalmente de la alimentación. Las hembras de primera generación ponen de 700 a 1.400 huevos, mientras que las de segunda entre 400 y 1.000 (excepcionalmente más).

Los huevos se ponen sobre las hojas en pequeños grupos y no lejos de las futuras presas. Hay cuatro etapas larvales y una prepupal, durante la cual la larva no se alimenta sino que busca un rincón adecuado para su pupación: esta etapa dura aproximadamente un día. Las larvas y las ninfas se encuentran principalmente en plantas herbáceas.

El vuelo hacia los lugares de hibernación comienza en Europa durante el mes de agosto. La diapausa tiene lugar en pequeños grupos ocultos en el humus, debajo de las piedras, al pie de los árboles, en pequeñas grietas en el borde del bosque … Un adulto puede hibernar durante dos inviernos consecutivos.

Las poblaciones europeas están formadas esencialmente por individuos univoltinos con un porcentaje reducido de polivoltinos. En Europa occidental, las formas univoltinas tienen una puesta primaveral muy prolongada en el tiempo. Si las presas disponibles son abundantes, puede aparecer una segunda generación, pero, por lo general, la diapausa dura sin interrupción desde el final del verano hasta la primavera siguiente.

El umbral mínimo de actividad es de aproximadamente 13 °C. La duración del ciclo completo depende del número de presas y de la temperatura. Varía de 15 días con altas temperaturas (de 25 a 29 °C) a 40 e incluso 55 días cuando la temperatura es de alrededor de 18 °C.

Coccinella septempunctata, Mariquita común, Coccinellidae

Las jóvenes mariquitas carecen de puntos negros y durante un cierto tiempo sus élitros son uniformemente amarillos © Claude Galand

Control biológico y curiosidades

La mariquita de siete puntos consume, según el período del año y el biotopo donde se encuentre, de 100 a casi 2000 pulgones por día, aunque un adulto se «contentará» con 100-200 pulgones.

Esta voracidad se utiliza en el control biológico, en particular contra los pulgones. En varios países, estas mariquitas se cultivan en masa y se liberan, en forma de huevos o de larvas jóvenes, en los campos, especialmente en los jardines. 80 larvas son suficientes para “limpiar” 10 metros cuadrados de cultivos hortícolas y 20 larvas bastan para un rosal.

Las mariquitas adultas tienen pocos depredadores y se cree que esto es debido al color rojo de los élitros (color aposemático) y a la autohemorragia, una especie de sangrado reflejo que ocurre apenas el insecto se siente agredido. Esta se manifiesta con la exudación disuasiva de una “sangre” que gotea sobre todo de las articulaciones de las extremidades, llena de alcaloides tóxicos (como coccinelina y precoccinelina).

Una mariquita en peligro puede fingir estar muerta (fenómeno de la tanatosis). Entre sus raros depredadores, citamos la mantis religiosa, algunas especies de insectos, algunas aves y micromamíferos.

Sinónimos

Coccinella divaricata Olivier, 1808; Coccinella confusa Wiederman, 1823; Coccinella brucki Mulsant, 1866.

 

→ Para nociones generales sobre Coleoptera ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los COLEÓPTEROS clicar aquí.

 

error: Content is protected !!