Encephalartos ferox

Familia : Zamiaceae


Texto © Dr. Claudio Littardi

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Encephalartos ferox G. Bertol. (1851) es una especie dioica nativa del sur de África, presente desde el noreste de KwaZulu-Natal, en Sudáfrica, hasta la provincia de Inhambane en Mozambique.

Es una planta que está adaptada al clima subtropical cálido y húmedo presente en las costas del Océano Índico y es un componente importante de las formaciones arbustivas de dunas; en tales hábitats, donde los incendios son frecuentes, esta especie sufre a veces considerables daños en las hojas, mientras que el tronco, en gran parte cubierto de arena, está relativamente protegido del fuego. Encephalartos ferox crece también en el interior, generalmente en lugares protegidos a la sombra de grandes árboles. En esta situación, las hojas son más vigorosas y más grandes que las que crecen a pleno sol o expuestas a la brisa marina rica en sales.

El género Encephalartos, creado por el botánico alemán Johann Christian Lehmann en 1834, proviene de los términos griegos «ἐγκέϕαλος» (encéphalos) = cerebro y «ἄρτος» (artos) = pan, para indicar el almidón almacenado en el tronco, que fue una vez fuente de comida para las poblaciones locales. El término específico ferox = feroz en latín, se refiere a los folíolos particularmente espinosos.

Encephalartos ferox, Zamiaceae

Encephalartos ferox es una especie sudafricana que se encuentra en Natal y en Mozambique © Giuseppe Mazza

El nacimiento de esta especie comienza con un coleccionista italiano de plantas, el caballero Carlo Antonio Fornasini (1805-1865), apasionado comerciante y naturalista, que trabajó en África y estuvo en contacto con la Academia de Ciencias del Instituto de Bolonia.

Desde 1839 en adelante, Fornasini recolectó numerosos especímenes tipo de plantas en el distrito de Inhambane, en Mozambique, en aquel momento África Oriental Portuguesa, que fueron enviados al Prof. Giuseppe Bertoloni (1804-1874), docente de la cátedra de botánica en Bolonia. Entre los diversos hallazgos enviados por Fornasini se encontraba también una gran hoja de una cícada, que Bertoloni describió en 1851 como Encephalartos ferox.

En julio de 1920, dos botánicos sudafricanos, Robert Attken y George Gale, visitaron Maputalandia en el norte de KwaZulu-Natal, al sur de Maputo, en Mozambique. En el área de la Bahía de Kosi encontraron una cícada con una apariencia desconocida y el botánico inglés John Hutchinson del Real Jardín Botánico en 1932 le dio el nombre de Encephalartos kosiensis, término ahora rebajado a sinónimo de Encephalartos ferox.

Encephalartos ferox presenta un tallo solitario, generalmente subterráneo, que puede ser arborescente y alcanzar incluso 1-2 m de altura con 30-35 cm de diámetro, raramente ramificado, y que a menudo emite retoños jóvenes a nivel del suelo.

La rica corona de hojas, con las exteriores que se extienden hacia abajo cubriendo el tallo, es particularmente decorativa.

En los ejemplares más altos, las viejas hojas secas permanecen unidas al tallo y las bases foliares que quedan se acumulan unas sobre otras, durante años, hasta que un incendio limpia la planta.

Las hojas son de color verde oscuro, brillantes, de 1-2 m de longitud y 30-36 cm de anchura, rectas o ligeramente arqueadas y planas. Solo en la fase emergente aparecen densamente tomentosas. El pecíolo mide 9-24 cm de largo y 15-18 mm de diámetro.

Los folíolos de la parte central del raquis miden unos 15-18 cm de largo y 3.5-8 cm de ancho, con 2-4 lóbulos espinosos de tamaño medio a ambos lados y 3-5 ampliamente triangulares en el ápice. Los lóbulos están rotados en un plano diferente al de la lámina y sus márgenes son revolutos. La lámina alcanza su anchura máxima entre el centro y el ápice y termina en una o dos espinas. El tamaño de los folíolos se reduce progresivamente hacia la base del raquis.

Los conos femeninos, generalmente de 1 a 3, pero incluso 5 en las plantas grandes, tienen una forma ovoide, 20-40 cm de ancho y unos 25-50 cm de largo. Su color, rara vez amarillo, es principalmente naranja o rojo vivo. El pedúnculo es tan corto que a menudo el cono parece sésil.

Encephalartos ferox, Zamiaceae

Detalle de un cono femenino, incluso de 40 cm de altura. Las semillas están dentro de estas estructuras poligonales, llamadas megasporifilos, que se abren cuando maduran © Giuseppe Mazza

Están compuestos por megasporofilos, el equivalente a las escamas de las piñas de las coníferas, 15-18 mm de alto y 38-42 mm de ancho. Tienen un aspecto arrugado y terminan en una pronunciada protuberancia con distintas caras. La semilla bermeja, visible cuando se abren en la maduración, es ovoide, de 44-50 mm de largo y 15-20 mm de ancho.

Las plantas masculinas tienen 1-3 conos, pero las más grandes a veces tienen incluso 10. Son subcilíndricos, de color amarillo, rosado ​​o escarlata, de 40-50 cm de altura y 7-10 cm de diámetro. Su pedúnculo, de 10-15 cm de largo con un diámetro de 26-35 mm, presenta un surco. La parte frontal de los microsporofilos tiene unas dimensiones de 1-12 mm de altura y 20-22 mm de anchura. También aquí las caras son bien distintas.

Vista su amplia área de distribución, Encephalartos ferox muestra notables variaciones. Por lo general, los tallos son subterráneos, pero en el límite norte de su rango en Mozambique puede superar los 2 m de altura, y los folíolos pueden ser desde planos, con pequeñas espinas en el margen, hasta enrollados, casi tubulares. Las plantas con folíolos enrollados se encuentran principalmente en el distrito de Chongoene, en la provincia de Gaza, Mozambique.

Encephalartos ferox, Zamiaceae

Este cono ya ha dispersado muchas semillas bermejas. Vemos el raquis central al que estaban unidos los megasporifilos, ahora muy similares a las escamas de las coníferas © Giuseppe Mazza

Como se mencionó anteriormente, históricamente Encephalartos ferox ha jugado un papel importante en la supervivencia de las poblaciones locales de Mozambique. Al igual que en otras especies similares, su médula es de hecho almidón casi puro y, si se trata correctamente, produce una buena harina.

Sin lugar a dudas, Encephalartos ferox es una de las zamiáceas africanas más bellas e interesantes. Crece rápidamente y es fácil de cultivar. Nada sorprendente, por tanto, viendo también el color inusual de los conos, que se encuentre a menudo en jardines botánicos, jardines de invierno y colecciones privadas. Alcanza la madurez, con producción de conos, en menos de 10 años; se recomienda un sustrato con buen drenaje, con un aporte mínimo de nutrientes y un ambiente bastante cálido.

La presión antrópica en Mozambique y la deforestación en Sudáfrica han reducido el área de distribución de esta planta, que en los últimos años también ha sufrido la recolección de ejemplares silvestres con fines comerciales. Por lo tanto, Encephalartos ferox se considera una especie en riesgo de extinción (UICN Red List) y está incluida en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

Sinónimo: Encephalartos kosiensis Hutch. (1932).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ZAMIACEAE clicar aquí.