Epinephelus marginatus

Familia : Serranidae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

Común en otra época en el Mediterráneo, el Epinephelus marginatus está amenazado por la pesca industrial © Giuseppe Mazza

Común en otra época en el Mediterráneo, el Epinephelus marginatus está amenazado por la pesca industrial © Giuseppe Mazza

El Mero (Epinephelus marginatus Lowe, 1834) pertenece a la clase Actinopterygii, los peces con las aletas radiadas, al orden de los Perciformes y a la familia Serranidae.

El nombre genérico deriva del griego “epinefes” = nublado, haciendo referencia probablemente a los dibujos miméticos y a menudo cambiantes que caracterizan a estos peces.

El epíteto específico “marginatus” viene del latín “dotado de un margen”, en referencia al borde de las aletas, que tienen un margen claro.

Zoogeografía

En otros tiempos esta especie era muy común en el Mediterráneo, pero por culpa de terminar demasiadas veces en la cazuela, por la facilidad de capturarlo y su preciada carne, en muchas zonas ha casi desaparecido, tanto que algunos países, como Francia, han impuesto moratorias a la pesca industrial y el Principado de Mónaco prohíbe además la pesca deportiva mediante la “Ordonnance Souveraine numéro 107779” de 29 de enero de 1993.

Está ausente en el mar Negro pero más allá del estrecho de Gibraltar lo encontramos a lo largo de las costas atlánticas: hacia el norte hasta Inglaterra y al sur hasta pasado el cabo de Buena Esperanza, extendiéndose por las costas africanas del océano Índico, incluso estando presente en Madagascar, el golfo de Omán y la isla de Reunión. En la otra orilla del Atlántico se encuentra en Brasil, Uruguay y Argentina.

Ecología-Hábitat

Vive en los fondos rocosos, generalmente en los primeros 60 m de profundidad, según el tamaño y la estación, pero parece que los ejemplares ancianos pueden descender hasta los 300 m.

Un joven de Epinephelus marginatus a tamaño natural. El sexo está aún indeterminado © Giuseppe Mazza

Un joven de Epinephelus marginatus a tamaño natural. El sexo está aún indeterminado © Giuseppe Mazza

Estudios recientes en Francia realizados mediante la colocación de emisores de radio en seis ejemplares de Epinephelus marginatus han demostrado que se trata de un animal extremadamente sedentario.

Cuando encuentra un refugio seguro entre las rocas que cuente con un buen territorio de caza en los alrededores lo mantiene como hogar durante años.

Por tanto, teniendo en cuenta que tiene una esperanza de vida de 50 años, es muy sensible a las perturbaciones de la costa que genera el hombre.

Morfofisiología

Puede alcanzar los 150 cm de longitud y los 90 kg de peso, pero actualmente lo que se encuentra son ejemplares mucho más pequeños a causa de las pescas industrial y deportiva. Y pensar que en un reciente simposio en Montecarlo se concluyó que en términos económicos, un mero vivo, que enriquece con su presencia los fondos, atrayendo a los turistas subacuáticos, da un mayor beneficio que un Mero en el plato. El cuerpo del Epinephelus marginatus, imponente, casi ovoideo, con una gran cabeza y una enorme boca a menudo abierta, reúne todas las características para aparecer en fantásticas fotos de recuerdo de viajes, aún más en las reservas, en las que suele dejar que nos acerquemos más.

En ambas mandíbulas se observan, en posición anterior, 4 dientes caniniformes seguidos de otros más pequeños, en forma de gancho, y el interior de la boca está tapizado de filas de dientes menores. La primera parte de la única aleta dorsal está formada por radios espinosos, en este caso 11, mientras que la anal, más pequeña, muestra solo 3 de estos. Las aletas pectorales y las ventrales son inermes, redondeadas con forma de espátula y, a diferencia de otros meros, la cola se mantiene redondeada incluso en los adultos.

La coloración de fondo es marrón chocolate en el dorso y amarillo anaranjada en el vientre, con manchas y dibujos más claros, en ocasiones casi verdosos, que pueden formar bandas verticales miméticas, visibles solo cuando el animal está vivo, dado que desaparecen pocas horas después de la muerte.

Es una especie hermafrodita proterógina. Las hembras ancianas, como esta, pueden transformarse en machos © Giuseppe Mazza

Es una especie hermafrodita proterógina. Las hembras ancianas, como esta, pueden transformarse en machos © Giuseppe Mazza

Etología-Biología Reproductiva

El Epinephelus marginatus se alimenta principalmente de moluscos cefalópodos: sepias, pulpos y calamares.

Es una especie hermafrodita proterógina, pero la transformación de las hembras ancianas en machos no es automática, como se pensaba antes. El citado simposio de Montecarlo demostró que este cambio de sexo depende de elementos ambientales, de la edad pero, sobre todo, de la composición y vida social del banco. En la época de la reproducción se pueden observar, de hecho, las siguientes combinaciones:

- parejas aisladas de jóvenes en sus primeras experiencias amorosas

- pequeños grupos reproductores formados por un macho con, al menos, dos hembras

- agregaciones más numerosas constituidas por, como mínimo, dos macho y muchas hembras. Y es en este caso en el que, si se cumple la condición de que las hembras estén en superioridad numérica o un macho muera accidentalmente, las “damas” más ancianas pueden cambiar de sexo para favorecer los intereses de la especie.

El índice de vulnerabilidad es de 72 sobre 100.

Sinónimos

Epinephelus brachysoma Cope, 1871; Epinephelus gigas Brünnich, 1768; Holocentrus gigas Brünnich, 1768; Serranus aspersus Jenyns, 1840; Serranus cernioides De Brito Capello, 1867; Serranus fimbriatus Lowe, 1838; Serranus gigas Brünnich, 1768; Serranus marginatus Lowe, 1834.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.