Heterospathe elmeri

Familia : Arecaceae


Texto © Pietro Puccio

 

“ignacio.gif"
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

La especie es originaria de las Filipinas (Camiguín y Negros), donde vive en las florestas húmedas a altitudes bajas y medias.

El nombre genérico es la combinación del adjetivo griego “ἕτερος” = distinto y el sustantivo “σπάθη” = espada, en referencia a las brácteas (espatas) de diferente longitud en las que está encerrada la inflorescencia. El epíteto específico está dedicado al botánico y recolector estadounidense Adolph Daniel Edward Elmer (1870-1942).

Nombres comunes: belisan (Filipinas).

La Heterospathe elmeri Becc. (1909) es una especie monoica inerme de tallo solitario, erecto, de hasta 15 m de altura con un diámetro de entre 8 y 12 cm, de color grisáceo y marcado por las cicatrices anulares de la unión de las hojas antiguas, ya caídas. Las hojas, sobre un peciolo de entre 0,3 y 0,6 m, son pinnadas, elegantemente arqueadas, de hasta alrededor de 1,5 m de longitud, con numerosos foliolos cercanos entre sí, ligeramente péndulos, linear-lanceolados con ápice acuminado y nervadura central prominente en ambas caras. Los foliolos, regularmente dispuestos a lo largo del raquis en un mismo plano, son de color verde intenso en el haz, ligeramente más claro en el envés, de 60-70 cm de largo en la parte central y de 2,7 a 3,5 cm de anchura. La base foliar, abierta en el lado opuesto al peciolo, mide en torno a 45 cm de longitud.

Originaria de Filipinas, la Heterospathe elmeri es una especie monoica inerme de tallo solitario, erecto, de hasta 15 m de alto. Palmera de notable valor ornamental pero de crecimiento bastante lento, adaptada solo a climas tropicales. Las semillas son usadas a veces en sustitución del betel y el ápice vegetativo es consumido como “palmito” © Giuseppe Mazza

Las inflorescencias, de hasta 1 m de largo, nacen entre las hojas (interfoliares), inicialmente envueltas en dos brácteas deciduas, la exterior más corta que la interior, con ramificaciones de segundo orden que portan flores sésiles unisexuales dispuestas en tríadas (una flor femenina entre dos masculinas). Los frutos son ovoideos con ápice alargado, de entre 1 y 1,2 cm de longitud y de 0,5 a 0,6 cm de diámetro, de color rojo en su madurez, con una sola semilla aovada de 0,7-1 cm de largo y 0,4-0,5 cm de diámetro.

Se trata de una palmera de notable valor ornamental y paisajístico, pero con crecimiento bastante lento, casi desconocida en cultivo, presente solo en jardines botánicos y colecciones de apasionados de las regiones con clima tropical y subtropical húmedo. Soporta el sol pleno, excepto en los primeros años de vida, cuando requiere una sombra parcial, y no es particularmente exigente en lo que respecta al suelo, siempre que sea drenante y se mantenga casi constantemente húmedo, por lo que debe ser regularmente regada durante la estación seca en los climas más estacionales.

Las semillas son en ocasiones utilizadas en sustitución del betel (véase la Areca catechu para más información) y el ápice vegetativo (“palmito” o “corazón de palma”) es localmente consumido, uso desaconsejable ya que comporta la muerte de la planta al tratarse de una especie de tallo solitario.

Sinónimos: Ptychoraphis elmeri (Becc.) Becc. (1919); Ptychoraphis microcarpa Becc. (1919); Rhopaloblaste elmeri (Becc.) Becc. (1934); Rhopaloblaste microcarpa (Becc.) Becc. (1934).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!