Laurus nobilis

Familia : Lauraceae

EUGENIO-2.gif
Texto © Eugenio Zanotti

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Laurus nobilis, Lauraceae, laurel

Estolonífero, con aspecto arbustivo piramidal, Laurus nobilis rara vez supera los 10 m © Giuseppe Mazza

Especie probablemente originaria de Asia Menor o tal vez un relicto del clima cálido y húmedo de la era Terciaria, presenta hoy día una distribución estenomediterránea, es decir, limitada a las costas mediterráneas, desde Gibraltar al Mar Negro, ampliamente introducida y cultivada en muchas regiones y naturalizada, particularmente en la zona del olivo y de los grandes lagos de Insubria. En Europa (Azores e Islas Canarias) también crece Laurus azorica (Seub.) Franco (1960), la única otra especie del género Laurus.

El nombre del género, «laurus» se remonta al término latino «laus», alabanza, porque las coronas entrelazadas con sus frondas se colocaban, en esos tiempos, en la cabeza de aquellos que merecían elogios. Según otros, gracias a las muchas alabanzas otorgadas a esta especie consagrada a Apolo. Algunos autores lo derivan del celta «blaur» que significa verde. El nombre específico deriva del latín «nobilis»: noble, por lo que se ha dicho y por sus múltiples virtudes.

El laurel (Laurus nobilis L. 1753) es un pequeño árbol o arbusto, de 3-10 (<20) metros de altura, no muy longevo, dioico, con ramas delgadas y glabras, ya verdes cuando son jóvenes, con pequeñas lenticelas alargadas longitudinalmente.

El tronco a menudo se divide o se ramifica desde la base dando a la planta un aspecto arbustivo. La corteza del tronco es verdosa al principio, luego de color gris ceniza oscuro o pardusco. Tiene raíces muy ramificadas, nudosas, que profundizan mucho en el terreno y en parte horizontalmente, desde donde emiten vástagos. Copa densa, más o menos estrechamente piramidal; yemas alargadas y con matiz rojizo, hojas alternas, simples, coriáceas, perennes, con lámina brevemente peciolada de forma estrechamente elíptica a oblongo-lanceolada de 2-4,5 x 5-10 (14) cm, cuneada en la base, con márgenes enteros y un poco ondulados, agudas o acuminadas en el ápice, de haz brillante, glabro, verde oscuro, y envés más claro.

La floración ocurre de marzo a mayo; es una planta dioica que lleva flores masculinas y femeninas en plantas separadas. La unisexualidad se debe a fenómenos evolutivos de aborto a partir de flores inicialmente completas. Las flores se reúnen en grupos de 4-6, en pequeñas umbelas axilares, con brácteas basales; son pequeñas, de color amarillento o amarillo verdoso, las masculinas con 8-12 estambres de color amarillo dorado en verticilos, las femeninas con 4 estaminodios (estambres estériles), con ovario súpero y estilo con un estigma trígono.

Laurus nobilis, Lauraceae, laurel

Es una planta dioica, con sexos separados, por el aborto de flores inicialmente completas © Giuseppe Mazza

Los frutos son bayas ovoides de 10-12 (<15 mm), primero verdes y luego negras cuando maduran, con cáscara brillante y un poco áspera, que contienen una sola semilla esferoidal, lisa y veteada. El laurel es una especie mediterránea, que ama las estaciones de transición más frescas y húmedas entre el horizonte de las esclerofilas de hoja perenne y el de las frondosas heliófilas, formando, en hábitats nativos, rodales puros o mixtos con robles caducifolios, desde el nivel del mar hasta 600 -800 metros de altitud.

La madera de laurel, de color blanco-rosado, es ligeramente olorosa, semidura, de grano fino y compacta, brillante. Se utiliza para trabajos de torneado o tallado o incluso en el pasado, donde la planta era abundante, también para hacer postes para viñedos.

Es una de las mejores especies para formar pantallas y setos; soporta muy bien la poda y se utilizó mucho para poda ornamental en jardines italianos junto con el boj, el tejo y el carpe.

El laurel es un símbolo del saber, de la vida y de la gloria y sus frondosas ramas aún se entrelazan para hacer coronas ceremoniales, como se usaba en el pasado para coronar a los emperadores, a los triunfadores y a los poetas. Todavía hoy las universidades entregan el «título» (en italiano “laurea”).

Se multiplica mediante vástagos de raíz (raramente por acodo o por esquejes semileñosos o apicales) o por semillas previamente dejadas en remojo o escarificándolas con abrasivos para eliminar parte de la cubierta leñosa. La siembra debe hacerse en macetas pequeñas con tierra ligera (1/3 de arena, 1/3 de tierra, 1/3 de turba). Se han seleccionado algunos cultivares ornamentales como ‘Angustifolia’, resistente, con láminas estrechamente lanceoladas y ‘Aurea’, más delicada y sensible al frío y a la fuerte insolación, con hojas doradas y puntiagudas.

Las hojas se recogen preferiblemente en julio y se secan en un lugar fresco y ventilado; contienen un aceite esencial de color amarillo verdoso, muy aromático, así como taninos, resinas, mucílagos, sustancias amargas, etc. Tienen propiedades digestivas, aperitivas, antisépticas, expectorantes, carminativas, antirreumáticas, diaforéticas y tónicas. Para uso externo, sirven para baños estimulantes y pediluvios desodorantes, y también se pueden usar para mantener a las polillas alejadas de la ropa si se colocan en los armarios y como repelente de moscas y cucarachas.

Laurus nobilis, Lauraceae, laurel

Las hojas se usan en la cocina y, al igual que los frutos, tienen virtudes medicinales © G. Mazza

Son muy usadas en la cocina para dar sabor a carnes, vísceras y carnes de caza (favoreciendo también la digestión) o pescados, en las conservas en aceite y encurtidos y en la confección de higos secos y regaliz.

Los frutos maduros se recogen en otoño de las plantas femeninas y se secan al sol o en un horno caliente; estos también contienen laurina, laurostearina, azúcares y gomas.

Se extrae el aceite de laurel, que es el componente básico del ungüento laurino, de uso popular, así como en medicina veterinaria, también como antirreumático y antigotoso, y que una vez se obtuvo cocinando las bayas en manteca de cerdo.

Los frutos se utilizan para preparar un excelente licor típico de la Emilia Romagna, también llamado Laurino.

En la tradición popular, el laurel entra en varias preparaciones contra el meteorismo, fermentaciones intestinales, diarrea, depresión nerviosa y psíquica, reumatismo y dolores reumáticos, insuficiencia hepatobiliar e intoxicaciones hepáticas y, para uso externo, contra parásitos de la piel.

Preparaciones:

Infusión sudorífica antigripal

Deje en infusión durante cinco minutos una cucharadita de hojas de laurel frescas picadas en una taza de agua hirviendo recién retirada del fuego. Filtrar con un colador, dejar enfriar un poco y agregar una cucharadita de miel. Se toma una hora antes de acostarse.

Laurino di Sant’Elpidio (licor de Marcas)

Para obtener este licor digestivo y vigorizante, prepare un jarabe con 1 kg de azúcar y un litro de agua. Cuando aún está caliente, vierta más de 1 kg de hojas de laurel maduras, deje enfriar y finalmente agregue un litro de alcohol del licor. Se deja reposar durante un mes en un lugar fresco y oscuro en un recipiente de vidrio, se filtra con un papel fino o papel secante y se embotella. Se bebe después de un año de envejecimiento.

Sinónimos: Laurus vulgaris Duhamel (1755); Laurus ondulata Miller (1768)

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las LAURACEAE clicar aquí.

  

error: Content is protected !!