Livistona lorophylla

Familia : Arecaceae


Texto © Alessandro Marini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Livistona lorophylla, Arecaceae

Originaria de la región de Kimberley en Australia Occidental, con pequeños grupos hasta los Territorios del Norte, Livistona lorophylla alcanza los 15 m de altura con una corona esférica formada por 25-40 hojas © Giuseppe Mazza

Livistona lorophylla Becc. es originaria de la región de Kimberley en Australia Occidental y se puede encontrar en pequeños grupos hasta los Territorios del Norte, en las cordilleras King Leopold y Durack. Crece en los bosques, en las gargantas y en los afloramientos de arenisca, hasta los 300 m de altitud.

Robert Brown dedicó el género Livistona al explorador Patrick Murray, barón de Livingstone (1632-1671), coleccionista y botánico aficionado, cuyas plantas formaron el núcleo original del Jardín Botánico de Edimburgo, creado en su parque.

El nombre específico lorophylla proviene de las palabras griegas «lorõs», que significa «tira de cuero» y «phýllon», que significa «hoja», en referencia a la forma y consistencia de los segmentos foliares.

El nombre común en inglés es «Cape River Fan Palm», por la zona donde es más abundante.

Livistona lorophylla presenta un fuste de hasta 15 m de altura, con un diámetro de 8-20 cm, gris, con entrenudos muy próximos formados por las cicatrices que dejan las hojas caídas. En la parte basal del fuste se pueden encontrar los restos de las bases de los pecíolos, que persisten durante mucho tiempo formando un característico trenzado en espiral.

La corona foliar tiene forma esférica y consta de 25-40 hojas con largos pecíolos, con una lámina profundamente dividida en largos segmentos coriáceos, que le dan a la corona un aspecto muy abierto. Esta especie se parece mucho a Livistona inermis, pero tiene el fuste y las hojas más grandes.

Las hojas costapalmadas miden 60-100 cm de largo y son muy coriáceas, de forma circular, de color verde brillante a gris, cubiertas de una ligera pruina en ambas caras. La lámina foliar se divide en casi toda su longitud en 30-50 segmentos, divididos en el ápice, hasta tres cuartas partes de su longitud, en dos lóbulos de acuminados a filiformes, colgantes.

El pecíolo es arqueado, leñoso, de 100-200 cm de longitud y 10-17 mm de anchura, plano en la parte superior y con márgenes con espinas negras curvadas de hasta 10 mm de largo, dispuestas irregularmente, sobre todo en la parte basal. La base del pecíolo tiene numerosas fibras densas y persistentes que envuelven el fuste hasta que se cae la hoja. No presenta vaina.

La inflorescencia es interfoliar, mide unos 20-160 cm de longitud y no se extiende más allá de la copa. Presenta una bráctea peduncular y varias brácteas del raquis de forma tubular, algo tomentosas. La inflorescencia se ramifica hasta 3 órdenes, con 4-8 raquillas de hasta 6 cm, glabras, con flores hermafroditas, solitarias o en grupos de 2-4, infundibuliformes, de 1,2-3 mm de largo y de color crema.

Livistona lorophylla, Arecaceae

Singular, con los característicos segmentos similares a tiras de cuero y una inflorescencia en la base de las hojas. No es una especie amenazada, pero no soporta el frío y sólo se puede cultivar en los trópicos. Tiene un crecimiento muy lento, pero es una especie adaptable a diferentes tipos de suelo, siempre que estén bien drenados © Giuseppe Mazza

Livistona lorophylla es funcionalmente dioica, como Livistona australis y las otras especies australianas de este género. Las flores nacen hermafroditas, pero a medida que se desarrollan se vuelven masculinas para producir nubes de polen o femeninas cuando las anteras abortan. Por tanto, para asegurar que habrá fructificación es necesario tener más plantas. El fruto puede ser ovoide o piriforme, de 8-14 mm de largo y 6-9 mm de diámetro, pruinoso, negro opaco en su madurez. Contiene una sola semilla elipsoidal de 7-9 mm de largo.

Livistona lorophylla se considera una especie muy ornamental, pero rara vez se encuentra en cultivo fuera de Australia, aparte de los jardines botánicos. Tiene un crecimiento muy lento, incluso en sus lugares de origen, pero es una especie adaptable a diferentes tipos de suelo, siempre que estén bien drenados. Prefiere un lugar a pleno sol desde que la planta es joven, y es resistente a la sequía. Por otro lado, no es una especie que tolera el frío y sólo se puede cultivar donde la temperatura no baje de -1 °C.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza incluye a esta especie en la categoría “Least Concern” (preocupación menor).

Sinónimos: Livistona alfredii F. Muell.; Livistona kimberleyana Rodd.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!