Rhapis multifida

Familia : Arecaceae


Texto © Alessandro Marini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Rhapis multifida Burret es endémica de China (provincias de Guangxi y Yunnan) y del norte de Vietnam. Crece en bosques de tierras bajas y montanos, en laderas rocosas, hasta 1500 m de altitud.

El nombre genérico Rhapis deriva del término griego «rhapís», varilla, en referencia a los delgados fustes de esta especie, de altura reducida en comparación con la mayoría de palmeras. El nombre específico multifida proviene de las palabras latinas “multus”, mucho, numeroso y “findo”, cortar, dividir, con referencia a los numerosos segmentos foliares.

Nombres comunes en inglés: Jade Empress palm, Finger palm, Guangxi fan palm, Jade Palm, Lady Finger Palm, Finger Lady Palm.

Rhapis multifida es una especie multicaule con densos penachos de hojas de hasta 3 m de ancho, que alcanza los 2,5 m de altura. Los fustes delgados, similares a pequeñas cañas de bambú, con un diámetro de hasta 2,5 cm, están cubiertos por fibras marrones, adherentes y dispuestas en diagonal. En las plantas más viejas, las fibras se desprenden con el tiempo, mostrando la superficie lisa del tallo, de un hermoso verde brillante.

Rhapis multifida, Arecaceae

Nativa de China y Vietnam, Rhapis multifida es ideal para jardines pequeños. Pocos rivales como palmera de interior © Giuseppe Mazza

Las hojas son palmeadas, circulares, de hasta 60 cm de ancho. La lámina está dividida hasta aproximadamente dos tercios de su longitud en segmentos delgados y coriáceos, generalmente 15 pero a menudo más numerosos. Son de color verde oscuro, miden hasta 45 cm de largo, con ápices puntiagudos y borde dentado. El segmento central y los dos adyacentes son más anchos que los demás. El pecíolo es liso, de hasta 40 cm de largo y 4 mm de ancho.

Es una especie dioica, es decir, que sólo tiene flores masculinas o femeninas. Las inflorescencias surgen entre las hojas, protegidas por brácteas tubulares cubiertas de fibras. De hasta 40 cm de largo, generalmente se ramifican en 2 o 3 órdenes. Las ramificaciones de segundo orden forman un ángulo recto con la de primer orden. Los frutos, ovoides, de unos 8 mm de largo, tienen un pedúnculo que puede alcanzar los 5 mm.

Rhapis multifida es muy similar a Rhapis humilis y durante mucho tiempo se consideró una variedad de esta última. Se distingue por los fustes más delgados y por los segmentos foliares indivisos en la base, más numerosos y con ápices puntiagudos; a primera vista también podría confundirse con Rhapis excelsa, de altura similar, pero ésta presenta un mayor número de segmentos foliares, delgados, colgantes y de color más claro. La copa tiene un menor número de hojas y por tanto muestra un aspecto más abierto. Además, en Rhapis excelsa los fustes no pierden las fibras marrones y por lo tanto no son lisos y verdes.

Rhapis multifida se considera la especie más elegante del género y, por lo tanto, es muy buscada por los coleccionistas. Por su pequeño tamaño es una planta ideal para pequeños jardines y tiene pocos rivales como palmera de interior porque se conforma con poca luz y tolera las variaciones térmicas y los niveles de humedad relativamente bajos. Además, crece lentamente por lo que se puede cultivar en macetas.

Se adapta a diferentes sustratos, aunque prefiere los neutros o ligeramente ácidos, ricos en materia orgánica. Sin embargo, no soporta la sequía y si no recibe un riego adecuado tiende a languidecer, especialmente en la estación seca. El suelo no debe secarse completamente entre un riego y otro, pero se debe evitar que el agua se estanque ya que esto provoca la aparición de hongos del género Phytophthora.

Puede sufrir daños con el viento, que seca fácilmente las hojas y necesita mucha humedad atmosférica para crecer bien. No tolera la exposición directa al sol, particularmente en climas áridos, y prefiere lugares con sombra parcial o sombra total, esencial para el desarrollo de las plantas jóvenes. Puede soportar unas horas al día de sol directo sólo si hay una abundante disponibilidad de agua, y en este caso las hojas y los fustes se hacen más grandes.

Se cultiva principalmente en climas tropicales y subtropicales, pero es bastante resistente al frío, tolerando ocasionalmente, por períodos cortos, temperaturas de -2, -3 ° C. Sin embargo, para un buen cultivo, la temperatura nunca debe bajar de cero. Se propaga por semilla, pero es más fácil de reproducir por división de los rizomas o por los vástagos que brotan en la base de las plantas.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!