Caulerpa racemosa

Familia : Caulerpaceae

PEPPINO.gif
Texto © Giuseppe Mazza

 

ignacio.gif
Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

Caulerpa racemosa, Caulerpaceae

Originaria de Australia, la Caulerpa racemosa es un alga verde marina con frondes de 30 cm en forma de racimos © Giuseppe Mazza

Descrita por primera vez en Australia, la Caulerpa racemosa (Forsskål) J.Agardh, 1873 es un alga verde (Chlorophyta) marina perteneciente a la familia Caulerpaceae, al igual que la conocida Caulerpa prolifera del Mediterráneo o la tristemente célebre Caulerpa taxifolia nativa de Australia, América central y las costas africanas.

Pero si la Caulerpa taxifolia vendida para los acuarios ha invadido accidentalmente las praderas de posidonia en las costas mediterráneas, la Caulerpa racemosa con la variedad Caulerpa racemosa var. cylindracea se ha mostrado aún más agresiva. La primera, de hecho, no ha conseguido reproducirse sexualmente en el Mediterráneo, por lo que su población en dicho mar está compuesta solo por ejemplares clónicos, y a partir del 2004 ha ido perdiendo terreno por una degeneración genética. Por el contrario, la Caulerpa racemosa se reproduce también sexualmente en nuestros mares, adaptándose de este modo cada vez mejor a los nuevos ambientes.

El nombre genérico Caulerpa viene del griego (καυλόϛ) “caulós” = tallo y (ἕρπω) “herpo” = arrastrarse, mientras que el epíteto específico racemosa nderiva del latín “racemósus, a, um” = con racimos, por la curiosa forma de sus frondes, como subraya el nombre inglés de “Sea Grapes” (uvas marinas) o el francés de “Caulerpe raisin” (Caulerpa uva).

Caulerpa racemosa, Caulerpaceae

Detalle del estolón rastrero con frondes en crecimiento en un ambiente coralino. Basta un pequeño fragmento para generar una planta, un gigantesco organismo unicelular con gran número de núcleos y cloroplastos móviles © Giuseppe Mazza

La Caulerpa racemosa crece, como todas las algas verdes, en aguas no muy profundas, con predilección por los climas tropicales y templados.

El talo está dividido en un tallo rastrero (estolón) con rizoides, las “raíces” de las algas que, a diferencia de las de las plantas vasculares o traqueófitas (Tracheophyta), no absorben nutrientes, sino que solo sirven para fijarse al fondo; y vistosas frondes, formadas por un raquis central del que emergen rámulos en forma de vesícula o de maza, que pueden alcanzar los 30 cm de altura.

Crecen ramificándose a partir del estolón rastrero que produce nuevas frondes, una junto a la otra, densamente dispuestas. Cuando se dividen, por efecto de las olas o de los peces, bastan fragmentos de pocos milímetros para regenerar la planta. Si en el laboratorio se voltea el alga, en poco tiempo surge un estolón en la parte inferior y el crecimiento retoma su curso. Se trata este de un proceso continuo sin fin, aunque en el Mediterráneo, donde llegó adherida a la quilla de barcos provenientes del mar Rojo, hay un periodo de reposo invernal.

Se trata de un gigantesco organismo unicelular con un gran número de núcleos y cloroplastos, encargados de la fotosíntesis, que son libres de moverse a lo largo del cuerpo de la planta para recibir mejor los rayos solares.

Esta especie monoica, además de vegetativamente, puede reproducirse por vía sexual. Utiliza, vaciándose, todo el citoplasma para crear gametos masculinos y femeninos que se unen en el mar dando lugar a zigotos esféricos nadadores, una “nube verde” que reduce la visibilidad a menos de un metro cuando, como a menudo ocurre, la reproducción ocurre en masa.

No se sabe todavía como pueden llegar a sincronizar estas “bodas grupales” que no están ligadas al ciclo lunar o a la marea, ocurriendo en el Mediterráneo y el Caribe poco antes del amanecer. Los cigotos nadan como máximo una hora antes de fijarse al fondo creando, en solo 5 semanas, nuevas plantas. No debe sorprendernos, por tanto, que sea considerada una especie invasora.

En compensación, siendo rica en fibra, calcio, magnesio, proteínas y vitaminas C, A, B1 y B9, la Caulerpa racemosa es consumida a menudo en ensalada por las poblaciones del Sudeste Asiático e incluso cultivada para el mercado japonés. Puede además reducir la hipertensión arterial y muestra propiedades antibacterianas y antifúngicas.

Caulerpa racemosa, Caulerpaceae

Es una especie comestible con virtudes medicinales pero que, transportada en quillas de barcos, ha invadido muchos mares templados entre los cuales, desde 1990, se cuenta el Mediterráneo, donde se reproduce también sexualmente, a diferencia de una invasora preexistente, la Caulerpa taxifolia, escapada accidentalmente de un acuario © Giuseppe Mazza

Al igual que la Caulerpa taxifolia que libera un jugo venenoso al partirse que contiene caulerpina, la Caulerpa racemosa utiliza, aunque en menor dosis, este veneno, aparentemente inocuo para el hombre pero nocivo para muchos invertebrados marinos herbívoros como la Liebre de Mar (Aplysia fasciata). Algunos peces del Mediterráneo como la Salema (Sarpa salpa) si no encuentran nada mejor, la pastan con más gusto que a la otra especie, despedazándola, fomentando así su expansión, otra razón más de por qué está tomando la delantera en todas partes.

Sinónimos: Caulerpa clavifera (Turner) C.Agardh, 1817; Caulerpa clavifera var. uvifera (C.Agardh) C.Agardh, 1823; Caulerpa feldmannii Rayss & Edelstein, 1960; Caulerpa obtusa J.V.Lamouroux, 1809; Caulerpa racemosa var. clavifera (Turner) Weber Bosse, 1898; Caulerpa racemosa var. disticha V.J.Chapman, 1977; Caulerpa racemosa var. mucronata L.N.de Senerpont Domis, 2003; Caulerpa racemosa var. uvifera (C.Agardh) J.Agardh, 1873; Caulerpa uvifera C.Agardh, 1817; Chauvinia clavifera (Turner) Bory de Saint-Vincent, 1829; Chauvinia clavifera var. uvifera (C.Agardh) Kützing, 1849; Fucus clavifer Turner, 1807; Fucus racemosus Forsskål, 1775; Fucus uvifer Turner, 1811.

error: Content is protected !!