Chamaedorea hooperiana

Familia : Arecaceae


Texto © Alessandro Marini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Chamaedorea hooperiana, Arecaceae

Chamaedorea hooperiana es una palmera multicaule nativa del sotobosque de las selvas tropicales de la provincia de Veracruz, México © Giuseppe Mazza

Chamaedorea hooperiana Hodel es originaria del sotobosque de los bosques húmedos de la provincia de Veracruz, México, donde crece hasta una altitud de 1000-1500 m.

El género Chamaedorea fue creado en 1806 por el botánico alemán Carl Ludwig Willdenow (1765-1812), que no especificó el significado exacto de dicho nombre.

Hoy se cree que deriva de la combinación de los términos griegos “χᾰμαι” (chamai) = en tierra/enano y “δόρυ” (dóry) = lanza, con referencia a su tamaño a menudo modesto y a sus fustes delgados. Otros lo relacionan con el término griego «δῶρον» (doron) = presente, regalo.

El nombre específico hooperiana honra al recolector de palmeras estadounidense Lou Hopper, que ha cultivado esta especie en su jardín en California antes de que se redescubriera su lugar de procedencia en México en 1989.

Nombres comunes en inglés: Hooper’s palm, Maya palm, King Maya palm, Swooping Bamboo palm.

Chamaedorea hooperiana, Arecaceae

Las inflorescencias, muy ramificadas, emergen entre las fibras de las viejas vainas basales en descomposición, que cubren los fustes similares a cañas de bambú © G. Mazza

Chamaedorea hooperiana es una especie dioica, multicaule, que forma grandes matas de hasta 5 m de altura y 3 m de diámetro, con fustes delgados similares a cañas de bambú, con un diámetro de hasta 2,5 cm, de color verde oscuro, marcados por anillos grises en correspondencia con las hojas caídas, separados unos 15 cm. De los anillos basales de los fustes más viejos emergen raíces aéreas cortas que sirven para estabilizar a la planta. El fuste suele estar cubierto de fibras procedentes de la descomposición de las vainas basales de las hojas caídas, que persisten durante mucho tiempo. Los fustes más externos de la mata tienden a curvarse hacia abajo.

La corona foliar es abierta, compuesta como máximo por 7 hojas pinnadas de color verde oscuro, de hasta 1 m de largo, con pecíolos de hasta 35 cm de largo. Las hojas emergen erectas y luego se arquean y cuelgan con el tiempo. Las pinnas, 20-26 a cada lado del raquis, son opuestas y espaciadas, lanceoladas y coriáceas, con el ápice acuminado. Miden unos 40 cm de largo y 2 cm de ancho. Las pinnas basales y medias son más largas que las apicales.

Los pecíolos, de color verde brillante con una banda amarilla central en el envés, terminan en una vaina que envuelve el fuste y se abre oblicuamente en el ápice. Ésta es de color verde claro, de hasta 50 cm de largo, con nervios longitudinales más oscuros y bordes ásperos de color marrón.

Chamaedorea hooperiana, Arecaceae

Inflorescencia masculina con vistoso raquis ramificado y detalle de las flores amarillas, muy perfumadas, densamente dispuestas en espiral © Giuseppe Mazza

Las inflorescencias son interfoliares, erectas y muy ramificadas. Surgen entre las fibras de las viejas vainas del fuste. Las masculinas tienen un pedúnculo verde claro, de hasta 30 cm de largo, y el raquis, de hasta 20 cm de largo, se ramifica en 40-45 raquillas descendentes del mismo color, cada una de hasta 25 cm de largo y unos 2 mm de diámetro. Las flores masculinas son de color amarillo brillante, fuertemente perfumadas, densamente dispuestas en espiral.

En las inflorescencias femeninas, el pedúnculo alcanza 50 cm, al principio verde claro y luego rojo anaranjado cuando maduran los frutos. El raquis mide hasta 22 cm de largo, ramificado en 40 raquillas, ligeramente separadas y colgantes, las inferiores de hasta 22 cm de largo, las apicales de hasta 10 cm, de color similar. Las flores femeninas, de color verde amarillento, están separadas entre sí y también se disponen en espiral. Los frutos, negros cuando maduran, son elíptico-globosos, con un diámetro de 7-8 mm.

Chamaedorea hooperiana es muy similar a su congénere Chamaedorea pochutlensis, de la que se distingue por los nuevos fustes que emergen bajo las viejas vainas foliares persistentes en la base de la planta, por las hojas más gruesas y coriáceas, con pinnas delgadas y espaciadas, y por los fustes que nacen del rizoma a cierta distancia de la planta madre. Las flores masculinas también tienen pétalos que se ensanchan apicalmente.

Chamaedorea hooperiana, Arecaceae

Inflorescencia femenina con frutos inmaduros. El raquis se vuelve rojo anaranjado al madurar, con frutos negros elíptico-globosos de 7-8 mm © Giuseppe Mazza

Chamaedorea hooperiana se considera una de las especies más hermosas de este género y también una de las más fáciles de cultivar. Hasta finales de la década de 1990 era consideradauna especie rara y sólo se podía ver en colecciones privadas, pero actualmente es bastante fácil de encontrar en el mercado. Se puede cultivar en una amplia gama de climas, desde tropicales a templados, donde puede soportar, por breves períodos, hasta -4 °C.

Es una especie que prefiere lugares sombreados, especialmente cuando es joven, pero en México, durante una repoblación en áreas deforestadas por la agricultura, se ha notado que crece más rápido con sombra parcial. No tiene preferencia por la composición del suelo, pero crece mejor en un sustrato bien drenado y constantemente húmedo. Es una de las pocas especies del género capaz de soportar breves períodos de sequía.

Chamaedorea hooperiana forma grandes matas y sus dimensiones finales deben tenerse en cuenta en el momento de la siembra, pues con la edad ocupará bastante espacio.

Esta especie es ideal para su cultivo en macetas en interiores, ya que tolera poca luz y humedad y también por su resistencia a plagas, como la de la araña roja (Tetranychus urticae).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!