Licuala beccariana

Familia : Arecaceae


Texto © Alessandro Marini

 


Traducción en español por el Dr. José Campos

 

Licuala beccariana (K. Schum. & Lauterb.) Furtado crece en el sotobosque de las selvas tropicales de Papúa Nueva Guinea, en las llanuras y en las colinas.

El nombre del género Licuala Wurmb es la latinización del nombre “lkowalà” utilizado por los nativos de las Molucas para identificar la especie tipo, Licuala spinosa Wurmb (1780).

El nombre específico beccariana honra al famoso naturalista y botánico italiano Odoardo Beccari (1843-1920).

Se conoce en Papúa Nueva Guinea con el nombre de Titirigi.

Es una especie monoica con un fuste solitario y robusto, de hasta 5 m de altura y 10 cm de diámetro, gris, cubierto por los restos fibrosos de las bases foliares, sobre todo cerca de la copa. El crecimiento del fuste es muy rápido para una especie del género Licuala.

Licuala beccariana, Arecaceae

Originaria de las selvas tropicales de Papúa Nueva Guinea, la Licuala beccariana tiene propiedades medicinales y un futuro como planta ornamental, usada también en la construcción y para fabricar herramientas © Giuseppe Mazza

La corona foliar es una de las más grandes del género, y está formada por muchas hojas planas, circulares y palmeadas, de hasta 1,5 m de longitud, profundamente divididas hasta la base en segmentos cuneiformes de color verde oscuro, grandes y espaciados, rígidos, atravesados por nervios evidentes, con el ápice truncado y con muescas en correspondencia con los nervios. Los segmentos centrales son generalmente más largos y anchos que los demás. Las hojas de las plantas jóvenes tienen un matiz azulado.

La forma de las hojas es muy variable. El número de segmentos foliares puede variar desde 4-6 hasta 10-20 y su anchura puede variar de 5-10 a 20-30 cm.

Los pecíolos son verdes y delgados, de hasta 1,5 m de largo y tienen bases fibrosas que rodean parcialmente el fuste, con pequeñas espinas marginales.

Las inflorescencias interfoliares son más cortas que las hojas y se ramifican en 2-3 raquillas que portan las flores hermafroditas, de color blanquecino.

Los frutos, grandes y rojos cuando están maduros, se producen en gran número, por lo que la pesada infrutescencia es colgante. La semilla de Licuala beccariana es diferente a la de las otras especies de este género, grande y con incisiones profundas, similar a un hueso de melocotón, de 2,2 x 1,8 cm.

Licuala beccariana se considera una especie de alto valor ornamental, aunque todavía es bastante rara en cultivo. Las grandes hojas de color verde oscuro brillante con los segmentos anchos y rígidos la convierten en una de las especies más bellas y buscadas del género.

Sólo se puede cultivar en áreas tropicales y subtropicales donde la temperatura mínima nunca baja de los 4 °C, pero en realidad crece bien sólo en áreas donde la temperatura media es alrededor de 15 °C.

Al ser una especie propia del sotobosque, prefiere lugares a la sombra y no soporta fuertes vientos, que dañan las hojas hasta secarlas.

Licuala beccariana se cultiva en tierra suelta, bien drenada, preferiblemente arenosa y rica en materia orgánica. Debe regarse con frecuencia para mantener el suelo siempre húmedo. En maceta crece bien si se abona regularmente.

En Papúa Nueva Guinea, los fustes se utilizan para la construcción de cabañas tradicionales o para la fabricación de herramientas. Las hojas se utilizan para cubrir los techos de las cabañas. El endospermo contiene sustancias levemente estimulantes del sistema nervioso central y los frutos maduros, cortados en rodajas y envueltos en hojas de Betel (Piper betle), se utilizan como sustituto del fruto de Areca catechu.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a esta especie como “Not evaluated”, no evaluada.

Sinónimos: Dammera ramosa K. Schum. & Lauterb.; Licuala ramosa (K. Schum. Y Lauterb.) Becc.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

error: Content is protected !!